DIABETES Y AZUCAR

imagen azúcar

Cuando tienes diabetes y no te cuidas, pueden surgir complicaciones en tus nervios, tus riñones y también tus ojos, al punto de que te puede causar ceguera. Aquí te contamos de qué se tratan las complicaciones en tus ojos.

El tener diabetes te cambia la vida. Desde el momento en que te dicen que sufres de esta condición debes empezar a actuar para mantenerla controlada. Si los niveles de glucosa en tu sangre se suben demasiado pueden causar daños severos e irreversibles en varios de tus órganos, incluyendo tus ojos.

Los niveles elevados de glucosa afectan tu sistema cardiovascular a dos niveles: microvascular (pequeños) y macrovascular (grandes) , dependiendo del tamaño de los vasos sanguíneos que afectan. En el caso de los ojos, es, por obvias razones, un daño microvascular. Después de los riñones, los ojos son los que más sufren los daños de una diabetes descontrolada.

Las cataratas, el glaucoma y la retinopatía que pueden resultar en ceguera no son condiciones exclusivas de los diabéticos, pero sí aumenta el riesgo de desarrollarlas cuando se tiene diabetes.
Para que se entienda lo que sucede te vamos a explicar de qué se tratan estas condiciones.

CATARATA: Si alguna vez has visitado las cataratas del Niágara o de Iguazú, entenderás por qué se le llama cataratas a esta enfermedad: se siente que sobre tus ojos cae una gran nube de vapor que no los deja ver claramente. Las cataratas ocurren porque el cristalino o lente del ojo, se “nubla”. El cristalino está compuesto por agua y proteínas. Cuando se acumulan las proteínas, forman grumos, los cuales forman una especie de película gris o blanquecina que cubren el cristalino y obstruyen el paso de la luz. Las cataratas pueden causar ceguera.

GLAUCOMA: «La enfermedad silenciosa». Dos terceras partes de los casos de glaucoma en Estados Unidos se deben a la diabetes tipo 2. El glaucoma es también la causa principal de ceguera en este país. El glaucoma es la presión elevada en el ojo, que eventualmente causa lesiones en el nervio óptico y produce la pérdida de visión en uno o ambos ojos.

RETINOPATIA: La causa de esta condición es el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan a la retina en el fondo del ojo. Cuando los vasos sanguíneos están debilitados es posible que se escape líquido o sangre de ellos y se formen ramas frágiles en forma de cepillo que pueden agrandarse en ciertos lugares. Cuando la sangre o el líquido se salen, forman un tejido fibroso que hace que la imagen que se envía al cerebro sea borrosa.
Las personas que han padecido de diabetes (ya sea tipo 1 o tipo 2) por más de 10 años, corren un gran riesgo de desarrollar retinopatía diabética. La presión arterial alta y los niveles de azúcar elevados en la sangre contribuyen a esto. Eventualmente, la retinopatía puede causar el desprendimiento de la retina, y por consiguiente, la ceguera. Sin embargo, es importante que sepas que en ocasiones, estas enfermedades se desarrollan y avanzan silenciosamente.

Por eso es importante que si padeces de diabetes, te examines los ojos regularmente con un especialista. Esto podría salvar tus ojos y tu vista.

Madhu Khatnani/Marcelo García

BLEFARITIS

imagen blefaritis

La blefaritis es la inflamación del borde de los párpados, esto provoca que se enrojezcan (párpados rojos) y se hinchen. La blefaritis es una afección bastante común, que representa un estimado de 1 en cada 20 consultas realizadas por problemas en los ojos. Es más común en personas mayores de 50 años, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Los SÍNTOMAS de la blefaritis pueden incluir:
•Ardor, dolor o picazón en los ojos
•Pestañas crujientes
•Picazón en los párpados, párpados rojos y dolorosos
•Párpados que se pegan juntos y que son difíciles de abrir cuando se despierta
•Pestañas que se convierten en costras o que son grasosas
•Una sensación arenosa en los ojos
•Aumento de la sensibilidad a la luz (fotofobia)
•Crecimiento anormal de las pestañas
•Pérdida de las pestañas
•Márgenes de los párpados hinchados (los bordes de los párpados).  

CAUSAS 
La blefaritis puede ser causada por una infección bacteriana, o puede ser una complicación de una enfermedad de la piel como por ejemplo:
•Dermatitis seborreica, lo que provoca una erupción con picor en la piel y el cuero cabelludo (a la dermatitis seborreica del cuero cabelludo se le llama caspa)
•Rosácea, una enfermedad que hace que el rostro luzca de color rojo y con manchas.

La blefaritis no es contagiosa, por lo que no puede adquirirla de otra persona.

Si bien es considerada una patología, a nosotros como Optometristas, nos interesa mucho, ya que a menudo está o puede estar asociado a un vicio de refracción como la HIPERMETROPIA, el ASTIGMATISMO e incluso la MIOPIA, que no han sido diagnosticados

Entonces si se observa a una persona con estas características, no podemos obviar hacer también una valoración de su agudeza visual, anamnesis y refracción optométrica, ya que si se elimina la causa, desaparecerá el problema.

Madhu Khatnani/ Marcelo García.

VIAS DEL APARATO VISUAL

imagen vias aparato visual

El aparato visual es un órgano complejo, cuya misión fundamental es la recepción de los objetos del espacio, su análisis e interpretación. Se realiza mediante un sistema sensorial constituido por un conjunto de células y fibras nerviosas (VÍA ÓPTICA). Para ello necesita colaboraión y ayuda de un SISTEMA MOTOR (VÍA OCULOMOTORA), que puede orientar los ojos hacia el objeto en un perfecto estado de equilibrio, independientemente de la distancia a que se encuentre (SISTEMA AUTÓNOMO) e incluso en cualquier situación que esté el cuerpo y la cabeza (SISTEMA SENSITIVO). Todos estos sistemas están en íntima relación para conseguir su fín.
Lo que hoy sobretodo nos interesa es hablar de las células ganglionares, ya que tienen capacidad para codificar de modo selectivo el mesaje recibido y poderlo trasmitir a través de la vía óptica, de forma separada. Ello es posible gracias a la existencia de tres tipos de células ganglionares: las células X, Y Y W.

Las células X, son las encargadas de interpretar la discriminación espacial, con toda la responsabilidad en matización de detalles y agudeza visual. Se encuentran en el área central. Desde la retina central, a través de la vía parvocelular, por medio de una conducción lenta, llega al cuerpo geniculado y luego va a la corteza. Por esta vía , se transmite la información referente a discriminación de la agudeza, forma, tamaño, color, fusión central y estereopsis.

Las células Y son las encargadas de detectar e interpretar el movimiento. Se encuentran en la periferia retiniana. Mediante una conducción rápida, y a través de la vía magnocelular se trasmite el movimiento, el reflejo de fusión motora, el seguimiento, la localización espacial y las vergencias.

Por último, las células W se hallan especializadas en el mantenimiento de la fijación y el movimiento de seguimiento lento. através de una conducción lenta, su proyección superior se realiza sobre el colículo superior (tubérculo cuadrigémino anterior) situado en el techo del encéfalo. En algunos pacientes observamos falta de armonía entre las dos principales vías, magno y parvocelular, y el tamaño de la pupila también nos da una noción de si hay o no equilibrio. Recordemos que si el paciente está en un estado «más parvo » sus pupilas serán pequeñas ,su visión más focal. Y en estado «magnocelular» , las pupilas permanecerán más dilatadas, y le costará centrarse en lo focal. Hoy en día, contamos con fototerapia optométrica «Syntonic», que sirve sobretodo para equilibrar los sistemas parvo y magno y simpático y parasimpático.

Optometristas integrales
Madhu Khatnani/Marcelo García