¿POR QUÉ NO ME ADAPTO A LLEVAR AUDIFONOS?

Acabamos de hacer una gran inversión, y no nos adaptamos al uso de los audífonos.

Esto es muy común, y suele sucederle a mucha gente. Se han comprado las prótesis auditivas y resulta que no las usan, que las tienen guardadas en la mesilla de noche. Están los hijos y los nietos, detrás del abuelo, recordándole que use los audífonos.

LLEVAR UN AUDÍFONO

¿Por qué?

Si has sido usuario de gafas progresivas, habrás oído que a mucha gente le cuesta adaptarse al diseño de una lente progresiva.

  1. Está claro que cuanto peor es la gama de producto, dedicaremos más tiempo en la adaptación.
  2. Si tenemos una pérdida auditiva, no deberíamos esperar mucho tiempo en empezar a usar audífonos, porque a medida que pasa el tiempo perdemos más audición y por lo tanto nos olvidamos de lo que era una audición normal.
  3. Cuando empezamos a usar audífonos, el oído recoge la señal y el cerebro la procesa, ésta actividad requiere energía, por lo que es normal que al principio se sienta cansancio o agotamiento.
  4. Al empezar con audífonos se amplifican sonidos que ya tenía olvidados tales como: el sonidos realizado al hojear las páginas de un libro, nuestras pisadas, el zumbido de los electrodomésticos, el tic tac de los relojes… y eso al principio puede resultar molesto.

¿Qué puedo hacer para adaptarme lo antes posible a usar audífonos?

  1. No comparar la compra de unos audífonos con los de unas gafas. Las gafas ofrecen solución inmediata. Me pongo unas gafas y veo (otra cosa distinta es lo que ocurre con los progresivos). Con los audífonos hay que ir adaptándose a oír más y de forma diferente.
  2. Para adaptarse a los audífonos, hay que usarlos, aunque al principio no nos resulten cómodos, hay que pasar ese período y familiarizarse con la sensación. Usarlos a diario y no quitárselos a la mínima.
  3. El ajuste lleva tiempo. Sobre todo al principio, es muy normal que acuda varias veces a su centro auditivo para que le ajuste los audífonos de manera que se adecúen a sus necesidades y experiencias personales.
  4. Hable con otras personas que tengan pérdida auditiva y lleven audífonos. Es más que probable que tengan más experiencia que a usted le pueda ser de utilidad.
  5. Mantenga un diálogo continuo con su profesional de la audición. Cuanto más le explique sobre su experiencia con los audífonos, más información tendrá para ajustárselos a fin de que le rindan mejor.
  6. Hágase una prueba de audición con regularidad pues su pérdida auditiva puede desarrollarse con el paso del tiempo.

audifonos interton

Soluciones visuales y auditivas: Visual Center Madhu. Tenerife

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *