VISTA CANSADA

vista cansada

5 COSAS QUE NO SABIAS DE LA VISTA CANSADA

¿QUÉ ES LA PRESBICIA?

  1. NO ES UN DEFECTO REFRACTIVO NI UNA ENFERMEDAD

La VISTA CANSADA, es un defecto fisiológico, no patológico, que comienza a aparecer cuando se llega a una determinada edad, alrededor de los 40 años.

En la presbicia el paciente pierde la capacidad de acomodación y como consecuencia es que tiene dificultades para leer o escribir.

Al llegar a una determinada edad el músculo ciliar, al igual que el resto de nuestro cuerpo, va perdiendo elasticidad y se hace menos potente. Al mismo tiempo la lente natural que tenemos, la que se encarga de enfocar, el cristalino, se va endureciendo y se hace menos flexible.

2. VA EN AUMENTO

La VISTA CANSADA se empieza a manifestar entre los 40 – 43 años, empezando por una adición bajita que va a ir aumentando en función de la edad y las demandas visuales.

Los síntomas iniciales de la PRESBICIA son: separarse el texto para leerlo, parece que se desdoblan las letras, sueño al leer, necesidad de mucha luz para seguir con la tarea.

vista cansada

3. AFECTA A MIOPES E HIPERMÉTROPES

Tanto si tienes hipermetropía, astigmatismo, miopía o emétrope vas a sufrir de VISTA CANSADA. Los hipermétropes los padecerán antes.

4. NO USAR GAFAS DE LECTURA RETRASA SU APARICIÓN Y DESARROLLO.

Falso. Lo que sucede es que una vez que la presbicia se pone de manifiesto, su avance es «implacable».

La visión de cerca empeora paulatinamente con el paso de los años, se usen o no se usen lentes compensadoras, con el agravante de estar haciendo un esfuerzo suplementario que el ojo ya no está en disposición de soportar.

También sucede que el cerebro humano es sabio y una vez que comprueba que con gafas puede ver mucho mejor, leer mejor, y con más facilidad un libro y realizar más fácilmente cualquier actividad en visión próxima, luego es difícil convencerle de lo contrario.

5. ¿QUÉ TRATAMIENTO EXISTE PARA LA VISTA CANSADA?

  • Lentes monofocales: para aquellos présbitas que precisan poca o ninguna graudación de lejos.
  • Bifocales: actualmente en desuso, no son las solución ideal.
  • Progresivos: la mejor solución para la presbicia actualmente, permiten una visión nítida a cualquier distancia, con sólo variar la inclinación de los ojos o de la cabeza.
  • Lentes de contacto: para los más coquetos
  • Monovisión u ortok: diferentes técnicas cada vez más en auge, cuyo objetivo es el mismo que el de unas lentillas progresivas, con la desventaja de alterar la visión binocular.

Más información: www.visualcentermadhu.com

Óptica y audiología. Puerto de la Cruz. Tenerife. «Soluciones visuales y auditivas»

 

PRESBICIA

La presbicia, es decir la pérdida de foco en la visión de  cerca ( por ejemplo: Lectura), se da aproximadamente a los 40 / 45 años de edad y su impacto en la sociedad es importante, ya que la persona a esa edad todavía será muy activa, en cuanto a tareas  diversas se refiere.

Señor que no ve de cerca y se tiene que alejar el texto

Sabemos a ciencia cierta, hoy en día, que la presbicia, se debe principalmente a una pérdida de elasticidad de las células que componen el cristalino, esta última es la lente que tenemos dentro del ojo, cuyo poder refringente positivo, tiene la función principal aportar foco a nuestro sistema óptico/visual, tanto para la visión lejana, como para la cercana.

En referencia a la visión lejana, el cristalino está como en un estado de reposo, siendo como una lente bi convexa, al mirar de lejos sus curvas, que le dan esa forma, se aplanan.

Por el contrario, al mirar objetos pequeños y cercanos, como en la lecto- escritura, por ejemplo, el cristalino se abomba, aumenta su espesor y cambia su poder dióptrico, para hacer “ FOCO”.

Un estudio reciente, utilizando alta tecnología, como la tomografía de coherencia óptica, ha permite “VER”, que ocurre en el músculo ciliar en los pre-présbitas, en comparación con los ya présbitas, decimos esto, porque durante muchos años , se atribuyó la presbicia, a un  problema en el músculo ciliar, más que al esclerosamiento de las fibras cristalinianas.

En el estudio en cuestión, se compararon 24 ojos, sanos y pre-présbitas, con edades promedio de 24 años de edad, contra otro grupo de 20 ojos, también sanos de personas ya présbitas, con edades aproximadas de 45 años.

Los resultados revelaron que cada grupo de población reflejó un aumento significativo en el área del músculo ciliar para cada sector. El incremento máximo en el área del músculo ciliar en el grupo de pre-presbicia fue de alrededor del 30%, y para el grupo de presbicia de cerca del 25%. Aquí, no podemos dejar de lado la convergencia, que se realiza en sincinesia con la acomodación y su influencia, en los datos recogidos.

La conclusión a la que se ha llegado, es que el área anterior del músculo ciliar tiende a incrementarse con la acomodación (siempre acompañada de la convergencia).

El músculo ciliar en los sectores nasal, inferior y temporal en la presbicia parece tener la misma capacidad contráctil que el músculo ciliar pre-presbicia.

Todas estas investigaciones, que se están llevando a cabo, con recursos de alta tecnología, y de gran precisión, están ayudando a  aumentar las evidencias en el conocimiento relativo a la comprensión moderna de la biometría de acomodación y la biomecánica ocular.

Para dejar un mensaje simple  diremos que la presbicia aun no es evitable, y su solución más sencilla, es llevar unas lentes compensadoras para tareas en visión próxima.

Marcelo García / Madhu Khatnani

https://www.visualcentermadhu.com/contacto

Visual Center Madhu. Optica y audiología. Puerto de la Cruz. Tenerife.

 

¿QUÉ ES LA PRESBICIA?

¿Por qué ya no veo de cerca? ¿Por qué me tengo que alejar los textos para poder leerlos? ¿Qué me pasa? ¿Tengo problemas con la lectura? ¿Tengo «vista cansada»? ¿Qué es la presbicia?

Persona mayor con presbicia mirando un móvil
Présbita

Desde el punto de vista etimológico, presbicia, significa pre-vejez, es decir es un proceso vinculado al paso del tiempo, al envejecimiento de los tejidos. ¿Entonces, me estoy haciendo mayor?

¿A qué  tejidos se refiere la presbicia Muchas veces escuchamos que es el músculo ciliar, el que sufre el desgaste entre los 40 y 45 años, y por consiguiente este músculo no tendría la suficiente fuerza para producir cambios en la forma del cristalino.

El cristalino, es una lente del tamaño aproximado a una lenteja, que lleva ese nombre debido a su transparencia, el abombamiento que realiza el cristalino cuando la atención visual se centra en algo próximo, permite enfocar con gran precisión.

Entre los 40 y 45 años de edad, esto es relativo, dependiendo de otros factores, como alimentación, hábitos,  tareas, etc., se nota que las letras pequeñas de un texto que sostenemos a unos 35 centímetros de nuestra cara se ponen algo borrosas, pero que podemos aclarar al alejar levemente el texto.

Podemos afirmar , que este es el síntoma más característico que observamos y escuchamos como queja de nuestros pacientes: “si estiro el brazo, puedo leer”,  “ si me alejo un poco o leo al aire libre no tengo problemas”.

Volviendo al tema causal de este proceso, no decimos que es el músculo ciliar, la causa del problema, sino que es más bien una pérdida de  elasticidad de las fibras que componen al cristalino. Esto hace que a pesar de la fuerza del músculo ciliar, la lente no se abomba lo suficiente, su poder no será el adecuado para mantener nítido lo que se observa. Hemos llegado a la «presbicia»

Por supuesto que todo depende de si leemos mucho, poco o nada, hay personas que nos consultan a los 50  años o más tarde aún, y no es que no tengan presbicia, solo pasa que no les afecta, porque casi no leen, usan caracteres muy grandes en su dispositivo móvil, solo leen los copetes de los periódicos, o reciben las noticias a través de la radio y la televisión.

Todo tiene solución, y  las más simple para la presbicia, es un examen de la salud ocular, un examen visual, y la posterior utilización de una lentes específicas que compensarán los síntomas antes descritos.

Aquí en la solución del problema, queremos poner énfasis: las gafas premontadas, “las del chino”,  las de las farmacias, las de las gasolineras y otras tiendas, son muy perjudiciales para la salud visual del paciente. Son muy dañinas simplemente porque no tienen en cuenta las diferencias entre ojos, tampoco las distancias entre las pupilas , y  todo esto puede producir trastornos importantes, y eso sin hablar de la calidad óptica de los materiales, que son de pésima calidad. Pueden ayudarnos en un momento puntual, pero desaconsejamos su uso diario y continuo. Os dejamos otro artículo que lo explica mejor:

¿POR QUÉ NO USAR GAFAS PREMONTADAS?