CEGUERA REPENTINA

CEGUERA REPENTINA

La aparición de una fuerte disminución de la agudeza visual y /o campo visual súbita, puede ser parcial o total, y siempre produce gran repercusión psicológica en el individuo que lo padece.

ojo

LO PRIMERO QUE SE HACE:

Siempre que estemos ante un paciente , que ha perdido de repente su visión, hay que hacer una buena anamnesis, ya que ésta, y si el paciente es bastante preciso en sus apreciaciones, nos dará una pauta, un camino donde investigar.

Muchas veces, hasta casi podríamos prescindir del examen, si la anamnesis es muy rica y detallada. Con esto solo queremos destacar la importancia del diálogo con el paciente, pero de ninguna manera evitaremos la exploración adecuada.

Por ejemplo , en el caso de las migrañas, las pérdidas son bruscas, pero se recuperan solas, una vez acabado todo el cuadro clínico. Son conocidas como auras.

Otro caso de recuperación sin intervención clínica, es decir que vuelven a la normalidad,  se da por ejemplo en personas mayores, pueden ser de origen vascular, por problemas en la carótida interna, seguramente al  producir una isquemia transitoria en la retina, debido a un problema micro-vascular.

Si la pérdida es en un solo ojo, podemos pensar en opacidades o problemas de irrigación a nivel de los vasos en retina.

Cuando la pérdida se produce en ambos ojos, ya tenemos que pensar en algo intracraneal.

Es muy importante saber el estado de salud general del paciente, pues por ejemplo en la diabetes millitus, en casos de descompensación y gran fragilidad capilar de los vasos del fondo del ojo, pueden ocurrir hemorragias, que alteran la transparencia de los medios oculares.

En la hipertensión arterial, también puede haber consecuencias desagradables con la visión.

En las  enfermedades degenerativas, desmielinizantes, pueden con seguridad afectar al nervio óptico, la esclerosis múltiple , es una de ellas.

Desde nuestra perspectiva, lo primero que debemos hacer en caso de pérdida real de visión de forma repentina, es remitir a oftalmología.

Solo en los casos, donde el circuito es a la inversa, es decir que es el médico o el neurólogo, quien hace el diagnóstico,  nos remiten al paciente  a nuestro centro para que le podamos ayudar, trabajaremos en busca de la mejora de la visión, sin el condicionamiento de una futura derivación.

Gracias a los avances tecnológicos, hoy en día, podemos mejorar bastante, cuadros complicados de pérdida de visión, sin perder de vista que la adaptación a la nueva condición puede ser un proceso lento.

El entrenamiento visual, también llamado terapia visual, puede ser muy beneficioso para la adaptación sensorial, para las relaciones ojo-mano, ojo pie, equilibrio, y para todas los nuevos esquemas, que han de ser integrados en armonía.

NO OLVIDES QUE LA VISION , ES EL MECANISMO PRINCIPAL DE ANCLAJE DE TODO NUESTRO ESQUEMA CORPORAL.

Marcelo Garcia/ Madhu Khatnani . Optica y audiología Visual Center Madhu

http://www.visualcentermadhu.com/contacto

Opticos Optometristas Comportamentales. Tenerife. Puerto de la Cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *