VISION Y PROBLEMAS NEUROLOGICOS

cerebro

NEURO-OPTOMETRÍA.

La visión es mucho más que la vista. La vista mide cantidad, es lo mismo que agudeza visual. La visión es el proceso de codificar el significado de lo que se ve.

Es un conjunto complejo, aprendido y desarrollado de funciones que involucran una multitud de habilidades. La investigación estima que del 80-85% de nuestra percepción, aprendizaje, cognición y actividades están sustentadas por la visión.

El objetivo final del proceso visual es llegar a un desarrollo  motor apropiado, y / o respuesta cognitiva.

Existe una incidencia extremadamente alta (más del 50%) de trastornos visuales y visuo-cognitivos en pacientes con trastornos neurológicos (lesión cerebral traumática, accidentes vasculares cerebrales, esclerosis múltiple, etc.)

«La disfunción visual-perceptual es uno de los deterioros residuales devastadores más comunes de la lesión en la cabeza». Barbara Zoltan, M.A., O.T.R.
«La mayoría de las personas que se recuperan de una lesión cerebral traumática tendrán dificultades en la función binocular en forma de estrabismo, foria, disfunción oculomotora, convergencia y anomalías acomodaticias». William Padula, O.D.

El proceso de visión se puede dividir en tres categorías generales:

1) agudeza visual y campo visual.

2) habilidades motoras visuales

3) Percepción visual.

AGUDEZA  VISUAL y CAMPO VISUAL

Agudeza visual: se refiere a la claridad de la vista.

Se mide comúnmente usando el cuadro de Snellen y se observa, por ejemplo, como 20/20, 20/50, 20/200, etc. La agudeza visual se vuelve borrosa en varias condiciones refractivas, por ejemplo, miopía, hipermetropía , astigmatismo (mixto) y presbicia (pérdida de enfoque en distancias menores a 50 cms.,  relacionada con la edad).

Campo visual: este es el rango central y periférico completo, o totalidad de lo que percibimos, podríamos afirmar que es todo lo que detectan nuestos ojos .

Diversas afecciones neurológicas, como el accidente cerebrovascular, causan pérdidas características del campo visual, por ejemplo, hemianopsia. La persona puede, o no, demostrar concurrentemente una negligencia visual , que es una pérdida de visión perceptual y una integración visual motora en el lado de la pérdida del campo visual.

HABILIDADES  MOTORAS VISUALES

Alineación: se refiere a la postura del ojo. Si los ojos están rectos y alineados, la postura del ojo se denomina ortofórica. Si un ojo gira hacia adentro, hacia afuera, hacia arriba o hacia abajo en comparación con el otro ojo, pero al estar ambos desocluidos vuelven a la rectitud ,se denomina foria, pudiendo ser exoforia ( hacia afuera), endoforia ( hacia adentro), hiperforia (hacia arriba),o hipoforia (hacia abajo).

Pero si este desalineamiento es permanente hablamos de  estrabismo. La exotropía es una forma de estrabismo en la que se desvía un ojo hacia afuera, la hipertropia hacia arriba y la hipotropía es donde el ojo se queda abajo.

También pueden ocurrir en combinación, como hiperexotropía o hipoesotropía.

    Fijación: la capacidad de mirar fija y constantemente un objeto . Esto es más disfuncional en el nistagmo, que es una sacudida incontrolable de los ojos.
    Seguimientos: la capacidad de rastrear o seguir con suavidad y precisión un objeto en movimiento
   Sacádicos: la capacidad de mirar o escanear de manera rápida y precisa de un objeto a otro
Acomodación: La capacidad de enfocarse con precisión en un objeto de , mantener ese enfoque de los ojos y cambiar el enfoque al mirar diferentes distancias.
Convergencia: la capacidad de apuntar con precisión los ojos a un objeto  y seguir un objeto a medida que se mueve en el plano sagital, es decir, hacia uno mismo o hacia el infinito.
    Binocularidad: La integración total de ambas percepciones monoculares, en una única sensación.

PERCEPCIÓN VISUAL

Integración visual-motora: coordinación ojo-mano, ojo-pie y ojo-cuerpo.
Integración Visual-Auditiva :  La capacidad de relacionar y asociar lo que se ve y se escucha.
Memoria visual: la capacidad de recordar y recordar información que se ve.
Cierre visual: la capacidad de «llenar los vacíos» o completar una imagen visual basada en ver solo algunas de las partes.
Relaciones espaciales: la capacidad de saber «dónde estoy» en relación con los objetos y el espacio a mi alrededor y saber dónde se encuentran los objetos en relación uno con el otro.
Discriminación entre figuras: la capacidad de discernir la forma y el objeto desde distinguiéndolo del fondo.

LOS TRES PROBLEMAS VISUALES MÁS DEVASTADORES E INTOLERABLES RESULTANTES DE LESIÓN CEREBRAL Y ACCIDENTE

Aunque hay muchos problemas visuales que surgen de una lesión cerebral y un accidente cerebrovascular, hay tres son más devastadores y perjudiciales que el resto. Estas son:

  1. la pérdida del campo visual.
  2. la visión doble intratable.
  3. los trastornos visuales / de equilibrio.

Pérdida de campo visual
Con una pérdida de campo visual, el paciente está literalmente ciego a la mitad de su campo de visión. Esto coloca a la persona en mayor riesgo de lesiones y daños adicionales al chocar contra objetos, ser golpeado por objetos que se aproximan y también caerse.

Un enfoque doble se usa para tratar la pérdida del campo visual. Las actividades de rehabilitación visual son prescritas por el optometrista para enseñar la exploración de la pérdida del campo hemianópsico.

Las lentes prismáticas especiales para reconocimiento de campo visual se usan en el tratamiento de pérdida de campo visual.

A medida que el paciente escanea el prisma, la óptica se desplaza para ganar perceptualmente entre 15 y 20 grados de reconocimiento del campo visual.

Como se percibe diplopía al escanear el prisma, la fijación en el prisma debe ser breve.

Estos se utilizan como dispositivos de detección solo para determinar si hay un objeto en la periferia que merezca mayor atención visual. Cuando se detecta ese objeto, el paciente gira la cabeza para verlo en detalle con su visión central intacta.

cerebro

Visión doble (Diplopia)

La visión doble (diplopía) es una condición grave e intolerable que puede ser causada por estrabismo, oftalmoplejía, parálisis de la mirada y habilidades binoculares descompensadas en pacientes con lesión cerebral, el  accidente cerebrovascular (ICTUS) y otras afecciones neurológicamente comprometedoras.

Los prismas, las lentes y / o la terapia de la vista a menudo pueden ayudar al paciente a lograr la fusión (alineación de los ojos) y aliviar la diplopía. Si y cuando estos medios no se emplean, el paciente puede adaptarse mediante la supresión de la visión de un ojo para eliminar la diplopía. Si las lentes, los prismas y / o la terapia no tienen éxito y el paciente no suprime, se produce una diplopía intratable.

En esta población de pacientes, el parche se ha usado con frecuencia para eliminar la diplopía.

Aunque el parcheo es efectivo para eliminar la diplopia, hace que el paciente se vuelva monocular.

La visión monocular en oposición a la binocular afectará al individuo principalmente de dos maneras: ausencia de estereopsis y reducción del campo de visión periférico.

Estas limitaciones causarán directamente problemas en la coordinación de la mano del ojo, juicios de profundidad, orientación, equilibrio, movilidad y actividades de la vida diaria, como jugar, hacer deportes, conducir, subir escaleras, cruzar la calle, enhebrar una aguja, etc.

Se ha evaluado con éxito un nuevo método para tratar la diplopía que no tiene estas limitaciones. Se llama el «parche de manchas»  y es un método para eliminar la diplopía intratable sin comprometer la visión periférica.

Trastornos del equilibrio

Los trastornos del equilibrio visual pueden ser causados por un Síndrome de Shift Visual Midline (VMSS), desplazamiento de la línea media visual, disfunción oculomotora en las fijaciones, nistagmo e interrupciones del procesamiento visual central y periférico. Una descripción completa de estos trastornos está más allá del alcance de este artículo.

El tratamiento dependerá del diagnóstico visual y la etiología.

Marcelo García/ Madhu Khatnani, Optometristas Comportamentales. Tenerife

http://www.visualcentermadhu.com/contacto

PERCEPCIONES EXTRAÑAS

imagen percepciones extrañas

«Un día vi cómo los libros de mi hermana se volvían más grandes y cómo mi padre se hacía tan pequeño como un muñeco. Siento que mi cuerpo crece y crece hasta que parece ocupar la habitación entera». No es Alicia, el personaje de Lewis Carroll, quien habla sino una niña de 8 años que fue atendida en un centro de salud de Orense por una extraña migraña que se caracteriza por causar desórdenes de la percepción visual que incluyen alteraciones en la forma, tamaño y situación espacial de los objetos. Este trastorno se conocen como «SINDROME DE ALICIA» y es probable de Carroll lo padeciera también. Durante seis semanas la pequeña pudo observar además cómo determinados objetos inanimados de su entorno realizaban movimientos espontáneos repetitivos –la pierna de una muñeca se balanceaba, la persiana de su habitación subía y bajaba- al más puro estilo poltergeist, y cómo todos los objetos de su entorno visual se hacían pequeños y lejanos. Este extraño trastorno puede ocurrir a cualquier edad, pero cuando se asocia a migraña es más común en los más jóvenes, con una media de edad en el momento del diagnóstico que oscila entre los 6 y los 14 años. La mayoría de las veces se presenta de forma repentina y quienes lo padecen pueden experimentar visión liliputiense o MICROPSIA y su contrario, MACROPSIA, que se caracterizan por una disminución y un aumento aparente, respectivamente, en el tamaño de los objetos. Si estos cambios son graduales en lugar de bruscos, el paciente experimenta cómo los objetos se acercan o alejan como si los observara a través de un zoom.

imagen de una película

Otro extraño fenómeno, es el siguiente: – Tú cara no me suena, cariño«Sé que es una cara porque puedo ver los ojos, que están en la parte superior del cuerpo. Puedo distinguir el cuerpo bastante bien. A veces puedo reconocer a la gente por su forma de moverse o de andar aunque estén lejos. Resulta gracioso, ¿verdad? No puedo ver claramente la cara de la gente pero puedo reconocerlos por cómo andan. Cuando mi marido y mi hijo fueron al hospital no supe quién era cada uno hasta que hablaron. Ahora me estoy ejercitando para reconocer a mi marido. Puedo ver sus gafas y su calva, pero tengo que seguir practicando. Uno de mis vecinos, que también es calvo y usa gafas, vino a visitarnos con su esposa. Yo le confundí con mi marido y le llamé cariño. Fue un poco embarazoso». Es el testimonio de una mujer que sufrió un ictus. Sufre un extraño trastorno, que se denomina PROSOPAGNOSIA (del griego prosopon, rostro, y agnosia, dificultad para reconocer) y que incapacita para reconocer caras. Fue descrito por primera vez en 1860, pero no recibió este nombre hasta 1947, cuando el psicólogo Joachim Bodamer relató el caso de un combatiente de la Segunda Guerra Mundial de 24 años, que tras recibir un disparo en la cabeza había perdido la habilidad para reconocer a sus familiares y amigos e incluso su propia imagen en el espejo. Se debe a una lesión en un área de la corteza inferotemporal, situada a ambos lados del cerebro y que se extiende aproximadamente desde la nuca hasta las orejas. En esta franja hay una zona concreta, llamada área facial fusiforme, especializada en el reconocimiento de las caras. Y es también la responsable de que tengamos mayor dificultad para reconocer los rostros orientales, por ejemplo, con los que estamos menos familiarizados. Y es que la habilidad para distinguir unas caras de otras aumenta con la experiencia. Aunque la preinstalación o cableado está incorporado “de serie” en nuestro cerebro, como lo demuestra el hecho de que los bebés recién nacidos tengan predilección por las figuras que semejan rostros. Estas peculiaridades que hemos descrito, ponen una vez más en evidencia que la VISION, no empieza ni acaba en los ojos, sino que es un fenómeno mucho más complejo que involucra al NEOCORTEX y otras estructuras del cerebro.

En nuestro centro, cuando realizamos exámenes visuales, evaluamos también lo que pasa más allá de los ojos y como la VISION interviene en el equilibrio, movimiento, percepción espacial y procesamiento de la información.
Madhu Khatnani / Marcelo García