¿Cómo saber si tengo un problema en la retina?

¿Qué tengo que sentir o ver para saber si debo acudir al oftalmólogo?

retina

La mejor forma de prevención es realizando exámenes periódicos.

Y más si sentimos lo siguiente:

  1. Moscas volantesSon Cuerpos flotantes que aparecen en nuestro campo visual, normalmente suelen verse sobre un fondo claro, y tienen la apariencia de una mancha que nos acompaña allí donde miramos. Puede estar un tiempo y luego desaparecer, y volver a venir. Se asocia a una condición benigna denomina DPV, que se produce cuando el interior gelatinoso del ojo se licua y se separa de la retina. Pero también puede estar asociada a un desprendimiento de Retina. Así que en cualquier caso hay que visitar al especialista.
  2. Cortina oscura que cubre el campo: Puede aparecer de cualquier lado, puede estar causada por un desprendimiento de Retina fuerte. No confundir con un desgarro de retina. Estaríamos ante un caso grave, y la actuación rápida es fundamental.
  3. Dolor, náuseas, vómitos, ojo rojo: Podríamos estar ante un glaucoma de ángulo estrecho, que puede dañar el nervio óptico y el campo visual.
  4. Estrechamiento gradual o repentino del campo de visión: El paciente pierde campo visual periférico y solo mantiene visión tubular, causado por un glaucoma que no ha sido tratado.
  5. Pérdida de la visión central: El paciente ve las líneas rectas haciendo ondas, distorsionadas. Se trata de una degeneración macular asociada a la edad, en la que el paciente pierde la visión central y la periferia se mantiene conservada. Hay dos tipos: seca y húmeda (peor pronóstico).
  6. Visión borrosa y percepción tenue de los colores: estaríamos ante la presencia de cataratas. El paciente empezaría perdiendo agudeza visual, vería halos alrededor de las luces, sería progresivo. Unas cataratas maduras hay que operarlas para evitar otros problemas como un glaucoma.
  7. Puntos ciegos en el campo visual:  Si además va acompañado de cuerpos flotantes y visión borrosa y además tenemos diabetes, podríamos estar ante una retinopatía diabética. Hay dos tipos: proliferativa y no proliferativa.
  8. Lagrimeo excesivo o sensación de arenilla: El ojo seco es una condición cada vez más frecuente, se da más en mujeres, por la toma de medicamentos, por la edad, y los ambientes, puede causar irritación e incluso dolor.
  9. Visión doble o percepción de imágenes fantasmas: La visión doble puede atribuirse a infinidad de condiciones oculares, incluso a la existencia de un problema de salud subyacente, como el ictus.
  10. Visión borrosa repentina: Las alteraciones retinianas deben ser tratadas lo antes posible, por lo que resulta fundamental visitar al especialista en salud visual para un tratamiento temprano.

Si te identificas con algunos de estos signos o síntomas acude a tu optometrista para salir de dudas, o a tu oftalmólogo de confianza.

Visual Center Madhu, es un centro de óptica y audiología, situado en tenerife, en el Puerto de la Cruz.

http://www.visualcentermadhu.com/contacto

CEGUERA REPENTINA

ojo

CEGUERA REPENTINA

La aparición de una fuerte disminución de la agudeza visual y /o campo visual súbita, puede ser parcial o total, y siempre produce gran repercusión psicológica en el individuo que lo padece.

ojo

LO PRIMERO QUE SE HACE:

Siempre que estemos ante un paciente , que ha perdido de repente su visión, hay que hacer una buena anamnesis, ya que ésta, y si el paciente es bastante preciso en sus apreciaciones, nos dará una pauta, un camino donde investigar.

Muchas veces, hasta casi podríamos prescindir del examen, si la anamnesis es muy rica y detallada. Con esto solo queremos destacar la importancia del diálogo con el paciente, pero de ninguna manera evitaremos la exploración adecuada.

Por ejemplo , en el caso de las migrañas, las pérdidas son bruscas, pero se recuperan solas, una vez acabado todo el cuadro clínico. Son conocidas como auras.

Otro caso de recuperación sin intervención clínica, es decir que vuelven a la normalidad,  se da por ejemplo en personas mayores, pueden ser de origen vascular, por problemas en la carótida interna, seguramente al  producir una isquemia transitoria en la retina, debido a un problema micro-vascular.

Si la pérdida es en un solo ojo, podemos pensar en opacidades o problemas de irrigación a nivel de los vasos en retina.

Cuando la pérdida se produce en ambos ojos, ya tenemos que pensar en algo intracraneal.

Es muy importante saber el estado de salud general del paciente, pues por ejemplo en la diabetes millitus, en casos de descompensación y gran fragilidad capilar de los vasos del fondo del ojo, pueden ocurrir hemorragias, que alteran la transparencia de los medios oculares.

En la hipertensión arterial, también puede haber consecuencias desagradables con la visión.

En las  enfermedades degenerativas, desmielinizantes, pueden con seguridad afectar al nervio óptico, la esclerosis múltiple , es una de ellas.

Desde nuestra perspectiva, lo primero que debemos hacer en caso de pérdida real de visión de forma repentina, es remitir a oftalmología.

Solo en los casos, donde el circuito es a la inversa, es decir que es el médico o el neurólogo, quien hace el diagnóstico,  nos remiten al paciente  a nuestro centro para que le podamos ayudar, trabajaremos en busca de la mejora de la visión, sin el condicionamiento de una futura derivación.

Gracias a los avances tecnológicos, hoy en día, podemos mejorar bastante, cuadros complicados de pérdida de visión, sin perder de vista que la adaptación a la nueva condición puede ser un proceso lento.

El entrenamiento visual, también llamado terapia visual, puede ser muy beneficioso para la adaptación sensorial, para las relaciones ojo-mano, ojo pie, equilibrio, y para todas los nuevos esquemas, que han de ser integrados en armonía.

NO OLVIDES QUE LA VISION , ES EL MECANISMO PRINCIPAL DE ANCLAJE DE TODO NUESTRO ESQUEMA CORPORAL.

Marcelo Garcia/ Madhu Khatnani . Optica y audiología Visual Center Madhu

http://www.visualcentermadhu.com/contacto

Opticos Optometristas Comportamentales. Tenerife. Puerto de la Cruz.

MOSCAS VOLANTES y VITRIOLISIS

imagen moscas volantes

Hola, otra vez estamos por aquí, intentando traer claridad sobre temas de interés general, en este caso hablaremos de las famosas MOSCAS VOLANTES, o FLOTANTES, denominadas en nuestro argot: miodesopsias.

imagen de moscas volantes


Desde que nos hemos graduado, siempre ante la consulta de un paciente, se decía:

«Estimado caballero: lo que Ud. tiene es un fenómeno que ocurre por esto y por lo otro, y lamentablemente, no puede y no podemos hacer nada por Ud., solamente le aconsejábamos que las ignore o que se acostumbre a ellas»

¿Qué son?

Las miodesopsias, son un fenómeno entóptico, es decir causado por algo que está dentro del ojo, pero que paradojicamente, es observado como si estuviese en el espacio exterior, lo que demuestra contundentemente que la VISION, es un proceso emergente, diríamos una proyección.

Este fenómeno, es causado por «impurezas» en el humor vítreo, debido a zonas de distintas densidad, se forman como lagos, que proyectan sombras en la retina. Esto suele pasar con el envejecimiento, que trae aparejados cambios morfológicos en el humor vítreo, llamados sínquisis, esto también ocurre en las miopías.

¿Siempre son detectadas por la persona que las tiene?

No, no todas estas miodesopsias son sintomáticas, pero lamentablemente, las que sí lo son, pueden ser muy molestas y en algunos casos, incapacitantes.

¿Hay algún tratamiento para eliminarlas?

Si bien no es nuestro campo de acción, sabemos por haberlo investigado en distintos medios, que ahora existe una técnica láser, denominada vitriolisis láser Q Reflex, que consiste en un tratamiento corto, de media hora de duración y que no requiere internación.
Mediante el mismo, se pueden pulverizar esas pequeñas zonas de interferencias, con la consecuente mejora subjetiva del paciente.
Volvemos a decirles que solo estamos manifestando lo que se está publicando en medios científicos, pero de ninguna manera lo estamos recomendando.
Si cree, que esta información, puede servirle a Ud. o a un miembro de su familia o gente de su entorno, debe consultarlo con su oftalmólogo de confianza.

La idea más importante que deseamos trasmitir es que lo que hoy no se puede o no existe, mañana, quizás lo tengamos al alcance de las manos.

Madhu Khatnani / Marcelo García
Opticos – Optometristas Comportamentales-

MOSCAS VOLANTES (MIODESOPSIAS)

imagen moscas volantes

Las miodesopsias, que suelen ser descritas por los afectados como pelusas flotantes o moscas volantes, son ligeras manchas oscuras –de color negro o gris– que se mueven en el campo de visión, y que sobre todo se aprecian cuando se fija la vista sobre algo brillante como un papel blanco o el cielo azul.

Casi siempre se producen como una consecuencia normal del proceso de envejecimiento, que causa una degeneración del gel vítreo que recubre el interior del globo ocular. Se forman entonces filamentos compuestos de fibra de colágeno, que flotan en el humor vítreo y generan sombras que entorpecen la visión.
Las miodesopsias, que suelen ser descritas por los afectados como pelusas flotantes o moscas volantes, son ligeras manchas oscuras –de color negro o gris– que se mueven en el campo de visión, y que sobre todo se aprecian cuando se fija la vista sobre algo brillante como un papel blanco o el cielo azul. Casi siempre se producen como una consecuencia normal del proceso de envejecimiento, que causa una degeneración del gel vítreo que recubre el interior del globo ocular. Se forman entonces filamentos compuestos de fibra de colágeno, que flotan en el humor vítreo y generan sombras que entorpecen la visión.
Las miodesopsias generalmente son benignas, sin embargo, es importante acudir al oftalmólogo si aparecen, para asegurarse de que no se deben a una afección importante como un desgarro retiniano –que podría desencadenar un desprendimiento de retina–, una hemorragia vítrea, o una uveítis. Si además van acompañadas de destellos de luz, pérdida de visión periférica, o dolor, consulta inmediatamente con un especialista. Además de la edad, la miopía, los traumatismos oculares, o haberse sometido a una cirugía de cataratas, también son factores de riesgo para desarrollar miodesopsias que, aunque son más frecuentes en las personas mayores de 50 años, también pueden afectar a jóvenes, e incluso a niños. Por todo lo anterior expuesto, queremos decir que no hay que alarmarse, pero como es algo que podemos observar, podemos seguir su evolución.

Marcelo García/Madhu Khatnani