¿Hay que usar gafas de sol en otoño?

sol

En verano vamos a la playa, y en invierno vamos a la montaña. En verano practicamos en el agua nuestro deporte favorito, y en invierno hacemos senderismo, excursiones, picnics…

sol

No podemos olvidarnos de proteger nuestros ojos en todas las épocas del año. Aunque aparentemente no sea un día soleado, y no andemos con los ojos regañados, no significa que no hay radiación.

A más altura más radiación. La radiación UV  es más intensa en la montaña que en la playa. Cuanto mayor es la altitud, menor es la atenuación que la atmósfera ejerce sobre los rayos del sol, de ahí que sea más intensa. Cada 300 metros de altitud, la intensidad de la radiación aumenta un 5%, por lo que por poco que subamos, estaremos más expuestos a los efectos nocivos del sol que a nivel del mar.

Las gafas que usemos han de ser compradas en establecimientos sanitarios homologados y cumplir los estándares de calidad.

Un día de disfrute puede dejar de serlo, si no nos protegemos adecuadamente de la radiación UV, exponernos sin consciencia nos puede traer graves consecuencias: acelerar la aparición de distintos tipos de cataratas, DMAE, conjuntivitis, fotofobia, queratoconjuntivitis, úlceras crónicas.

También hay que saber que existen gafas de sol para cada deporte y situación. No podemos usar una gafa de categoría 2 de moda, en un día de nieve para esquiar.

Las horas del día en la que estamos expuestos también son importantes, una hora del mediodía donde el sol es más dañino basta para que se produzca una quemadura ocular, conocida como fotoqueratitis.

Para protegernos de las radiación ultravioletas nuestras gafas de sol deberán llevar un filtro con el 100% de absorción de esta dañina radiación. Si sólo usamos filtros limitando la luz que llega al ojo, nuestras pupilas se dilatan y permiten el paso de los rayos UV.

RADIACION ULTRAVIOLETA Y VISION

¡Pregúntanos qué filtro elegir según el deporte que practicas!

Visual Center Madhu. Optica y audiología. «Soluciones visuales»

SINTOMAS QUE ALERTAN UN PROBLEMA DE SALUD VISUAL

pinguecula

A veces por tiempo, dinero o dejadez, descuidamos nuestra salud. Los ojos son los órganos más importantes con los que nos desplazamos, comemos, y hacemos todo tipo de tareas cotidianas. ¡Se merecen un cuidado!

CONFIA EN TU OPTICO

pinguecula

¿COMO SABER SI TENGO QUE ACUDIR AL OPTICO?

  1. Sequedad ocular: acompañado de rojez, elevación carnosa en el tercio interno de la conjuntiva. Por temporadas lo tenemos más irritado. Se siente escozor, cansancio ocular, incomodidad. Podríamos estar ante una pinguécula o pterigium. ¡Acuda al óptico!
  2. Graduación variable: Prescripción óptica fluctuante y variable, se da en pacientes diabéticos con un azúcar mal controlado.
  3. Astigmatismos oblicuos o desorbitados: Son propios de deformaciones corneales tales como el queratocono.
  4. Lagrimeo: en pacientes mayores, una de las causas puede ser el párpado laxo y evertido, o una obstrucción del punto lagrimal.
  5. Visión doble en cerca: sensación de que se juntan las letras, no entender lo que se lee, perder el hilo en la lectura, pueden ser hipermetropías no compensadas en pacientes jóvenes, o presbicia en mayores de 40 años.
  6. Mal cálculo de distancias: es propio de anisometropías, ambliopías, estrabismos, o graduaciones no corregidas. Los pacientes notan dificultad para aparcar, conducir, adelantar, apuntar o ver una película en 3D.
  7. Párpado hinchado: con un dolor localizado, enrojecido es propio de un orzuelo, una inflamación de una glándula, en caso de no ser tratado puede convertirse en un chalazion.
  8. Visión borrosa: en pacientes jóvenes son defectos refractivos de evolución gradual no compensados, en personas mayores suele estar asociado a cataratas.
  9. Cansancio ocular: ardor, picor, ganas de mantener los ojos cerrados, suele estar asociado al uso de dispositivos electrónicos y luces artificiales. Sería recomendable descartar defectos refractivos o valorar el uso de filtros de protección contra la radiación azul.

¿Cómo saber si tengo un problema en la retina?

¡No dejes para mañana la salud de tus ojos! ¡Ponte en manos de un profesional! ¡Acude a tu óptico!

Visual Center MADHU, es un centro que ofrece «Soluciones visuales y auditivas». Tenerife. Puerto de la Cruz.

 

¿Cómo saber si tengo un problema en la retina?

¿Qué tengo que sentir o ver para saber si debo acudir al oftalmólogo?

retina

La mejor forma de prevención es realizando exámenes periódicos.

Y más si sentimos lo siguiente:

  1. Moscas volantesSon Cuerpos flotantes que aparecen en nuestro campo visual, normalmente suelen verse sobre un fondo claro, y tienen la apariencia de una mancha que nos acompaña allí donde miramos. Puede estar un tiempo y luego desaparecer, y volver a venir. Se asocia a una condición benigna denomina DPV, que se produce cuando el interior gelatinoso del ojo se licua y se separa de la retina. Pero también puede estar asociada a un desprendimiento de Retina. Así que en cualquier caso hay que visitar al especialista.
  2. Cortina oscura que cubre el campo: Puede aparecer de cualquier lado, puede estar causada por un desprendimiento de Retina fuerte. No confundir con un desgarro de retina. Estaríamos ante un caso grave, y la actuación rápida es fundamental.
  3. Dolor, náuseas, vómitos, ojo rojo: Podríamos estar ante un glaucoma de ángulo estrecho, que puede dañar el nervio óptico y el campo visual.
  4. Estrechamiento gradual o repentino del campo de visión: El paciente pierde campo visual periférico y solo mantiene visión tubular, causado por un glaucoma que no ha sido tratado.
  5. Pérdida de la visión central: El paciente ve las líneas rectas haciendo ondas, distorsionadas. Se trata de una degeneración macular asociada a la edad, en la que el paciente pierde la visión central y la periferia se mantiene conservada. Hay dos tipos: seca y húmeda (peor pronóstico).
  6. Visión borrosa y percepción tenue de los colores: estaríamos ante la presencia de cataratas. El paciente empezaría perdiendo agudeza visual, vería halos alrededor de las luces, sería progresivo. Unas cataratas maduras hay que operarlas para evitar otros problemas como un glaucoma.
  7. Puntos ciegos en el campo visual:  Si además va acompañado de cuerpos flotantes y visión borrosa y además tenemos diabetes, podríamos estar ante una retinopatía diabética. Hay dos tipos: proliferativa y no proliferativa.
  8. Lagrimeo excesivo o sensación de arenilla: El ojo seco es una condición cada vez más frecuente, se da más en mujeres, por la toma de medicamentos, por la edad, y los ambientes, puede causar irritación e incluso dolor.
  9. Visión doble o percepción de imágenes fantasmas: La visión doble puede atribuirse a infinidad de condiciones oculares, incluso a la existencia de un problema de salud subyacente, como el ictus.
  10. Visión borrosa repentina: Las alteraciones retinianas deben ser tratadas lo antes posible, por lo que resulta fundamental visitar al especialista en salud visual para un tratamiento temprano.

Si te identificas con algunos de estos signos o síntomas acude a tu optometrista para salir de dudas, o a tu oftalmólogo de confianza.

Visual Center Madhu, es un centro de óptica y audiología, situado en tenerife, en el Puerto de la Cruz.

http://www.visualcentermadhu.com/contacto

PRIMEROS AUXILIOS EN EMERGENCIAS OCULARES

hinchazón

Los primeros auxilios OCULARES, son muy importantes, ya que al ser los primeros, redundarán en un mejoramiento o por el contrario, un empeoramiento de la salud ocular y visual del paciente.

Creemos que este artículo de primeros auxilios oculares, es necesario que se difunda de boca a boca, porque puede aportar una ayuda inestimable en un momento dado.

Los primeros auxilios oculares  y/o visuales, pueden dividirse en distintas categorías, según su origen, y veremos que en cada uno de ellos, los pasos a seguir cambian.

Primeros auxilios en traumatismos del ojo:

Aplicar con mucho cuidado compresas frías, para evitar hinchazón, y también para que el paciente sienta alivio, no hacer presión sobre la zona.

Acudir a un especialista, la mejor opción un oftalmólogo, la segunda un optometrista.

hematoma

Primeros auxilios en caso de contacto  del ojo con productos químicos irritantes:

El lavado ocular con abundante agua limpia es fundamental, lo antes posible, para esto debemos separar con exageración ambos párpados, para asegurarnos que el agua llegue a los fondos de saco, y así eliminar cualquier resto de sustancia química , ya sea líquida o sólida. De esta forma el daño ocular será minimizado.

Una vez hecho lo anterior, es importante tapar el ojo, por dos motivos, evitar que cualquier elemento exógeno, pueda empeorar el cuadro. El otro motivo es la propia comodidad de la persona, porque es muy probable, que ante una lesión aumente la fotofobia.

Como siempre acudir lo antes posible a un oftalmólogo, en su defecto, si no es posible a un optometrista.

Primeros auxilios  por cuerpos extraños en el ojo

Lo primero que debemos evitar, es el frotamiento del ojo, la lógica es la siguiente: imaginemos que se incrusta un pequeño metal en la córnea, ésta es una estructura muy suave, a la vez muy susceptible de ser dañada por abrasión o roce con cualquier material, por lo tanto el resultado de un frotamiento, puede ser terriblemente dañino para los tejidos oculares implicados.

Lo que sí es positivo, es pedirle a la persona que active mucho su parpadeo. El parpadeo, tiene como función principal, barrer, eliminar los detritos, suavizar la superficie corneal, y si además estiramos hacia abajo el párpado superior, hacia el inferior, muchas veces el cuerpo extraño se desprende y cae por sí solo.

Si conocemos la técnica de evertir el párpado superior, la aplicamos, es muy efectiva para detectar cuerpos extraños en el fondo del saco superior.

Todo lo anterior debe ser acompañado de abundante suero fisiológico, y si no disponemos de él, lágrimas artificiales de forma generosa, por supuesto que el agua limpia también puede ser usada.

Si la persona, después de estos auxilios se siente mejor, es que el origen del problema (el cuerpo extraño), se ha desprendido, y no es necesario acudir a un profesional, siempre y cuando cada vez se sienta mejor.

Primeros auxilios en caso de cortes del ojo o en párpados

Aquí es importante aplicar un vendaje en el ojo afectado. Se indica enérgicamente que no debe rascarse el ojo, ni tocarse tampoco.

No es conveniente en este caso, hacer lavados.

Acudir al especialista, siempre primero a un oftalmólogo, de no ser posible a un médico general  u optometrista.

También puede ser caso de primeros auxilios, en situaciones de pérdida repentina de la visión, ya sea sin causa aparente o posterior a un trauma.

También la aparición de manchas negras en el campo visual o de luces,  a estas  percepciones  se las denomina: fenómenos entópticos,  que significa que su origen está dentro del ojo, y dan como resultado una proyección visual perceptible.

En todos estos casos, lo mejor es tranquilizar a la persona, aconsejar  adoptar una postura corporal muy relajada,  que respire pausada y profundamente y acudir al especialista de la visión lo antes posible.

Visual Center Madhu. «Soluciones visuales y auditivas». Puerto de la Cruz. 

Marcelo García García/ Madhu Khatnani.

Ópticos- Optometristas. Tenerife.

DIABETES Y AZUCAR

imagen azúcar

Cuando tienes diabetes y no te cuidas, pueden surgir complicaciones en tus nervios, tus riñones y también tus ojos, al punto de que te puede causar ceguera. Aquí te contamos de qué se tratan las complicaciones en tus ojos.

El tener diabetes te cambia la vida. Desde el momento en que te dicen que sufres de esta condición debes empezar a actuar para mantenerla controlada. Si los niveles de glucosa en tu sangre se suben demasiado pueden causar daños severos e irreversibles en varios de tus órganos, incluyendo tus ojos.

Los niveles elevados de glucosa afectan tu sistema cardiovascular a dos niveles: microvascular (pequeños) y macrovascular (grandes) , dependiendo del tamaño de los vasos sanguíneos que afectan. En el caso de los ojos, es, por obvias razones, un daño microvascular. Después de los riñones, los ojos son los que más sufren los daños de una diabetes descontrolada.

Las cataratas, el glaucoma y la retinopatía que pueden resultar en ceguera no son condiciones exclusivas de los diabéticos, pero sí aumenta el riesgo de desarrollarlas cuando se tiene diabetes.
Para que se entienda lo que sucede te vamos a explicar de qué se tratan estas condiciones.

CATARATA: Si alguna vez has visitado las cataratas del Niágara o de Iguazú, entenderás por qué se le llama cataratas a esta enfermedad: se siente que sobre tus ojos cae una gran nube de vapor que no los deja ver claramente. Las cataratas ocurren porque el cristalino o lente del ojo, se “nubla”. El cristalino está compuesto por agua y proteínas. Cuando se acumulan las proteínas, forman grumos, los cuales forman una especie de película gris o blanquecina que cubren el cristalino y obstruyen el paso de la luz. Las cataratas pueden causar ceguera.

GLAUCOMA: «La enfermedad silenciosa». Dos terceras partes de los casos de glaucoma en Estados Unidos se deben a la diabetes tipo 2. El glaucoma es también la causa principal de ceguera en este país. El glaucoma es la presión elevada en el ojo, que eventualmente causa lesiones en el nervio óptico y produce la pérdida de visión en uno o ambos ojos.

RETINOPATIA: La causa de esta condición es el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan a la retina en el fondo del ojo. Cuando los vasos sanguíneos están debilitados es posible que se escape líquido o sangre de ellos y se formen ramas frágiles en forma de cepillo que pueden agrandarse en ciertos lugares. Cuando la sangre o el líquido se salen, forman un tejido fibroso que hace que la imagen que se envía al cerebro sea borrosa.
Las personas que han padecido de diabetes (ya sea tipo 1 o tipo 2) por más de 10 años, corren un gran riesgo de desarrollar retinopatía diabética. La presión arterial alta y los niveles de azúcar elevados en la sangre contribuyen a esto. Eventualmente, la retinopatía puede causar el desprendimiento de la retina, y por consiguiente, la ceguera. Sin embargo, es importante que sepas que en ocasiones, estas enfermedades se desarrollan y avanzan silenciosamente.

Por eso es importante que si padeces de diabetes, te examines los ojos regularmente con un especialista. Esto podría salvar tus ojos y tu vista.

Madhu Khatnani/Marcelo García

BLEFARITIS

imagen blefaritis

La blefaritis es la inflamación del borde de los párpados, esto provoca que se enrojezcan (párpados rojos) y se hinchen. La blefaritis es una afección bastante común, que representa un estimado de 1 en cada 20 consultas realizadas por problemas en los ojos. Es más común en personas mayores de 50 años, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Los SÍNTOMAS de la blefaritis pueden incluir:
•Ardor, dolor o picazón en los ojos
•Pestañas crujientes
•Picazón en los párpados, párpados rojos y dolorosos
•Párpados que se pegan juntos y que son difíciles de abrir cuando se despierta
•Pestañas que se convierten en costras o que son grasosas
•Una sensación arenosa en los ojos
•Aumento de la sensibilidad a la luz (fotofobia)
•Crecimiento anormal de las pestañas
•Pérdida de las pestañas
•Márgenes de los párpados hinchados (los bordes de los párpados).  

CAUSAS 
La blefaritis puede ser causada por una infección bacteriana, o puede ser una complicación de una enfermedad de la piel como por ejemplo:
•Dermatitis seborreica, lo que provoca una erupción con picor en la piel y el cuero cabelludo (a la dermatitis seborreica del cuero cabelludo se le llama caspa)
•Rosácea, una enfermedad que hace que el rostro luzca de color rojo y con manchas.

La blefaritis no es contagiosa, por lo que no puede adquirirla de otra persona.

Si bien es considerada una patología, a nosotros como Optometristas, nos interesa mucho, ya que a menudo está o puede estar asociado a un vicio de refracción como la HIPERMETROPIA, el ASTIGMATISMO e incluso la MIOPIA, que no han sido diagnosticados

Entonces si se observa a una persona con estas características, no podemos obviar hacer también una valoración de su agudeza visual, anamnesis y refracción optométrica, ya que si se elimina la causa, desaparecerá el problema.

Madhu Khatnani/ Marcelo García.