DESPRENDIMIENTO DE RETINA.

LA RETINA es el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo. Los rayos de luz se enfocan en la retina a través de la córnea, la pupila y el cristalino.
– La retina convierte los rayos de luz en impulsos eléctricos que viajan a través del nervio óptico hacia el cerebro, donde se interpretan como las imágenes que vemos. Tener una retina saludable e intacta es clave para tener una visión clara.

imagen de retina

El centro de nuestro ojo está lleno de una gel transparente llamada vítreo, la cual está unida a la retina. Ocasionalmente, pequeños grupos de gel o células en el interior del vítreo proyectan sombras sobre la retina, y usted puede ver pequeños puntos, manchas, hilos o nubes que se mueven en su campo de visión, llamados manchas flotantes. A menudo se pueden ver cuando se mira hacia un fondo plano, como una pared o el cielo azul. A medida que envejecemos, el vítreo puede encogerse y tirar de la retina. Cuando esto sucede, usted puede notar algo parecido a unas luces intermitentes, vetas de luz o tener la sensación de «ver estrellas». A esto se le llama «centelleos». Por lo general, el vítreo se separa de la retina sin causar problemas. Pero a veces el vítreo tira con demasiada fuerza y rompe la retina en uno o más lugares. El líquido puede pasar a través de un desgarro de la retina, levantándola de la parte posterior del ojo, en forma similar a la peladura de una pared empapelada. Un desprendimiento de la retina ocurre cuando ésta se separa de la parte posterior de ojo. La retina no funciona cuando se desprende y la visión se vuelve borrosa. También puede ocurrir como consecuencia a un traumatismo.

Los síntomas de un desgarramiento de la retina y un desprendimiento de la retina pueden incluir:
•Un aumento repentino en el tamaño y el número de manchas flotantes, lo que indica que un desgarramiento de la retina puede estar ocurriendo;
•Una repentina aparición de centelleos, indicando una posible primera etapa de desgarramiento o desprendimiento de la retina;
•Una sombra en la periferia (lado) del campo de visión;
•Una cortina gris en movimiento en medio del campo de visión;
•Una disminución repentina de la visión Las personas con las siguientes condiciones tienen un mayor riesgo de tener un desprendimiento de la retina:
• Miopía;
• Cirugía previa de cataratas;
• Glaucoma;
• Lesiones severas en los ojos;
• Desprendimiento previo de la retina en el otro ojo;
• Antecedentes familiares de desprendimiento de la retina;
• Áreas débiles de la retina que pueden ser vistas por un oftalmólogo durante un examen ocular Por todo lo expuesto, recomendamos estar alerta a sus posibles causas, y no dudar de ir al oftalmólogo ante sospecha de que se esté sufriendo un desgarro y/o desprendimiento.

Madhu Khatnani/Marcelo Garcia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *