DOLOR DE OÍDOS

Con la llegada del verano llega el buen tiempo, el sol, el calor… En definitiva se trata de la temporada oficial de vacaciones con largos baños en la playa o en la piscina.

gafas y coco en la playa

Pero con el buen tiempo no solo llegan el calor y la temporada de baño. También se abre paso la época en la que nuestros oídos más sufren.

 ¡Es la temporada de la otitis!
Esto es debido a que en verano son más frecuentes los baños. Al ir más a la playa o a la piscina nuestros oídos quedan expuestos a la temida otitis media.
Los oídos, al entrar en contacto con el agua, son mucho más vulnerables a esta patología ya que permanecen húmedos, contribuyendo a que los agentes infecciosos penetren hacia el interior del oído medio.
mujer con dolor de oídos
El síntoma más representativo es el dolor de oídos pero también se pueden dar otros como por ejemplo: sensación de oído lleno o presión en el oído, mareos, náuseas, pérdida de audición… 
Si  no se trata correctamente y en su debido momento puede llegar a dañar la membrana del tímpano, provocando la pérdida permanente de audición. 
 
En general la otitis se puede tratar perfectamente y hacerla desaparecer sin complicaciones mayores. Pero hay ocasiones en las que esto no sucede así, dando lugar a:
Mastoiditis aguda: Afecta a las celdas mastoideas. El síntoma más característico es que la oreja se desplaza hacia delante y hacia abajo como consecuencia de la infección y la inflamación. También puede dar lugar a malestar general, fiebre, acufenos o pérdida de audición.
Laberintitis serosa: Aparece a causa de un virus en el laberinto produciendo problemas en el equilibrio.
Parálisis facial: Menos frecuente, pero puede afectar al nervio facial paralizándolo.
Meningitis: Infección de las meninges, al igual que la parálisis facial es poco frecuente.
¡Los niños son los más vulnerables!
 
Esto es debido a que su sistema inmunológico aún está en pleno desarrollo y también a que sus Trompas de Eustaquio son más cortas lo que le facilita a los agentes infecciosos alcanzar con mayor facilidad el oído medio.
¿Cómo prevenirla? la mejor manera de prevenir una otitis es evitando la humedad en el oído. Esto se consigue utilizando tapones a medida para el baño ya que evitan el paso del agua hacia el interior del oído. También es recomendable secar bien los oídos después de cada baño.

tapón de oído para el baño                                 

Otras causas que pueden dar lugar a la aparición de otitis media son: contacto frecuente con el humo del tabaco, una infección dental, exposición frecuente a altos ruidos, gripe o incluso un golpe sufrido en el oído.
Ante la aparición de cualquier síntoma ya sea dolor de oídos, fiebre… Se debe acudir cuanto antes al médico especialista para que diagnostique y determine el tratamiento más adecuado para el caso. ¡Nunca auto medicarnos por nuestra cuenta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *