LENTILLAS PROGRESIVAS

Muy poca gente sabe que igual que existen gafas progresivas también hay lentillas progresivas.

Resulta muy útil ya que hoy en día llegamos a la presbicia, gozando de una buena salud física y mental. Y cada día somos más coquetos y cuidamos nuestra imagen.

La vista cansada empieza a partir de los 40 años, el cristalino disminuye su capacidad de enfoque, y como consecuencia nos cuesta leer.

Hay partidarios y detractores de las lentillas progresivas pero, lo cierto es, que cada vez se están usando con más frecuencia por sus beneficios y mejoras obtenidas.

Las hay con miopía, hipermetropía, astigmatismo e incluso diarias, mensuales o anuales.

A mi modo de ver hay 3 cosas a tener en cuenta en las LENTILLAS PROGRESIVAS:

  1. no son un sustituto de la gafas. No olvidemos que las lentillas son un cuerpo extraño que nos metemos en un tejido vivo, que necesita oxígeno. De modo que hay que tener gafas y se puede o no tener lentillas.
  2. No esperes que te den la perfección que consigues con las gafas. Recuerda que las gafas están fijas en la cara, y las lentillas se van a mover con el parpadeo y como consecuencia puede fluctuar tu visión.
  3. No es ideal para personas exigentes o con grandes expectativas con su visión, por lo explicado en el punto 2. Y porque producen deslumbramientos nocturnos.

Seguro que te preguntarás ¿Pero cómo funcionan las lentillas progresivas?

Hay dos tipos principales de diseños de lentes de contacto multifocales. El más frecuente es una serie de círculos concéntricos de potencias de lente graduadas para distintas distancias de visión. También hay diseños combinados, que mantienen tanto la graduación para cerca como la graduación para lejos cerca del centro del ojo, imitando la visión natural al corregir los puntos específicos de aberración de los ojos.

Debes tener en cuenta que su adaptación no es sencilla, tu óptico seguirá los siguientes pasos:

  1. Toma de graduación y parámetros corneales.
  2. Estudiará cuál es tu ojo dominante
  3. Te pedirá unas lentillas de prueba y sobre ella hará ajustes.
  4. Tienes que tener en cuenta que el proceso se puede alargar por los tiempos de fabricación y por la propia adaptación. Lo ideal es que a la primera todo vaya bien, pero siento decirte que las lentillas progresivas requieren hasta 2-3 pruebas.

Si al final no te has adaptado se puede optar por una monovisión: se basa en el principio de que la visión es binocular, dejar el ojo dominante para lejos y el ojo no dominante para cerca, y el resto del proceso lo hace el cerebro.

O también tenemos la opción de la cirugía.

Espero haber aclarado todas las dudas, y que éste post te haya ayudado a decidirte. Ven a vernos en el puerto de la cruz. Tenerife.

https://www.youtube.com/watch?v=esQ74M7Sq8w

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *