MITOS Y LEYENDAS. ¿Verdad o mentira?

Existen mitos relacionados con la visión. Hoy vamos a desmantelar leyendas urbanas.

– Si me corrigen menos miopía de la que tengo. No me aumentará la miopía. FALSO
Hay numerosos estudios que indican que la imagen borrosa en la retina favorece el progreso de la miopía.

– No todas las soluciones de limpieza sirven para limpiar las lentes de contacto. VERDAD.
Aunque parezca que todas las soluciones son iguales y tienen finalidades similares, están compuestas por productos químicos bactericidas, neutralizantes y conservantes distintos que actúan de una manera concreta frente al material de las lentes y al metabolismo del ojo.

– Hay que quitarse las lentes de contacto todas las noches antes de dormir. VERDAD.
Si duermes con las lentillas puestas puedes sufrir ciertos problemas oculares, porque la córnea no recibe la cantidad de oxígeno suficiente. Además puedes correr el riesgo de infecciones.
Excepto con las lentes de alto DK específicas para dormir o con ortoqueratología.

– No hay problema en usar lentes de contacto compradas en Internet o en Bazares. FALSO.
El ojo es un tejido vivo, y con unas características y tamaño que varía de un individuo a otro. La adaptación la ha de realizar un optometrista y depende de diversos factores: profundo estudio de las características oculares, cuidada selección del los materiales, una estrecha colaboración entre el posible usuario y el profesional de la visión y un eficaz seguimiento posterior.

– Los niños no pueden usar lentes de contacto. FALSO.
A pesar de tener que tomar ciertas precauciones, el uso de lentillas en niños mejora su autoestima: disminuyen los complejos, libertad de movimiento, mejor visión, estética…
Obviamente serán lentillas para niños con unas características especiales.

– Se puede limpiar las lentillas con agua del grifo o saliva. FALSO
De ésta manera aumentaremos el riesgo a sufrir infecciones oculares y futura intolerancia a las lentillas, por eso no debes limpiar tus lentillas con agua corriente del grifo o mineral ni con la boca, que pueden pasar bacterias al ojo.

– Es normal marearse cuando cambias de gafas. VERDAD
El simple hecho de cambiar de montura, cambios de graduación, o material de cristales, puede provocarnos un leve mareo los primeros días. Lo ideal en éstos casos es usar la gafa el mayor tiempo posible hasta adaptarnos.

– Puedo limpiar mis gafas con la camisa o con una toalla. FALSO
Una servilleta, camiseta, toalla acabará arañando la superficie de la lente. Lo ideal es lavarlas con agua y jabón pH neutro y secarlas con gamuzas de microfibra.

– A los bebés no se les puede graduar la vista. FALSO
Se puede hacer un examen visual desde el nacimiento. Obviamente no se espera que el sistema visual esté desarrollado, de modo que las pruebas y los objetivos serán adecuados según la edad del paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *