NISTAGMO CONGENITO

esquema de ojosSe entiende por NISTAGMO al movimiento incontrolado y rítmico de los ojos. Será congénito el que aparece en aquella época de la vida de gran inmadurez sensorial y motora (dentro de los primeros seis meses), periodo en el que falta desarrollo de las estructuras corticales relacionadas con el aparato sensorio-motor de los ojos. Fase de la vida en la que no hay binocularidad, trabajando los dos ojos en de forma independiente y sin coordinación alguna, con unas fóveas mal estructuradas, sin existencia del reflejo de fusión, e inmadura participación del cortex, y sin que se hayan establecido aún los cimientos de la binocularidad.

Se trata pues, de un síndrome que encontramos entremezcladas alteraciones motoras y sensoriales. Casi siempre es un nistagmo horizontal, con característica clínica de gran variabilidad en cuanto intensidad y fecuencia. Alguna vez podemos observar distinta la dirección: vertical, oblicuo y/ o rotatorio. También pueden ser pendular o en resorte con la fase lenta de velocidad creciente, aunque lo más frecuente, según Kestenbaum, es que sea «mixto». El nistagmo en resorte puede ser unidireccional, o bidireccional, es decir es para un solo lado o para los dos lados. En el bidereccional existe una zona donde se unen ambas posiciones, que es, precisamente, el lugar en el que se invierte el sentido en el que «bate» el nistagmo, y que corresponde a la zona neutra de bloqueo del movimiento nistágmico, donde será nulo o pequeño.
Una curiosidad: el nistagmo congénito no desaparece al tapar un ojo, pero si en la oscuridad total o al ocluir los dos ojos, y la atención y la fijación aumentan su intensidad.

Marcelo García/Madhu Khatnani.
Optometristas Comportamentales Tenerife.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *