PARALISIS OCULOMOTORAS

Las parálisis oculomotoras  producen estrabismo paralítico, que podríamos definir como la alteración  del sistema que ejecuta los movimientos oculares, debido a una lesión que afecta al sistema nervioso, responsable del control muscular ocular.

A diferencia de estrabismos, no paralíticos, encontraremos incomitancia, que significa que la desviación será mayor en determinadas posiciones de mirada y menor , e incluso a veces inexistente en otras.

Debemos aclarar que por magnitud o intensidad podemos hablar de parálisis o paresias, las primeras son más intensas, con mayor compromiso de la motilidad ocular, en cambio las segundas, mucho menos.

Cuando atendemos a personas con estrabismo, de aparición repentina, es casi la regla la aparición de confusión y diplopía, algo muy molesto que debemos solucionar inmediatamente. Aunque el tratamiento busca la total normalidad de la salud visual del paciente, en estadíos intermedios debemos resolver el tema de la visión doble y la confusión de imágenes.

Desde el punto de vista estrictamente clínico podemos encontrarnos  con las siguientes formas evolutivas:

Regresión completa de la parálisis: Es una de las posibilidades que existen. Puede ocurrir a los pocos días de su aparición y hasta pasado bastante meses. Por ejemplo, en un caso de parálisis idiopática ( es decir su origen es desconocido),  que hemos tenido, a los 5  meses el problema desapareció, sin tratamiento alguno.

paralisis oculomotora

Creemos que la etiología es el fundamental condicionante para que una parálisis retorne o no.

La regresión es más frecuente cuando la causa es la hipertensión, arterioesclerosis, diabetes, proceso infeccioso o intoxicación por medicinas o drogas.

En cambio la regresión es más difícil cuando la causa obedece a traumatismo, aneurisma o tumoración. La regresión puede ser parcial o total.

En cuadros paréticos leves en niños o muy jóvenes, sobre todo del VI par craneal, vemos como se transforma en una endotropía, con aspecto comitante, es decir la desviación es igual en todas las posiciones de mirada. músculo antagonista homolateral, a continuación, aunque de forma más leve, en el sinergista contralateral. Cuando la fijación la realiza el ojo con la parálisis, la contractura aparece en el sinergista contralateral. Con el transcurso del tiempo, la diagnosis, es mucho más difícil debido a estos secundarismos o adaptaciones.

Los síntomas subjetivos aportados por el paciente o sus acompañantes, como la diplopía, también la compensación que realiza el paciente, como por ejemplo cerrar un ojo o la tortícolis y, finalmente, la exploración sensorio motora que realizamos, que incluye, cover test, ducciones, versiones, test del filtro rojo en ojo derecho, test de Lancaster, etc., nos llevarán directamente al diagnóstico de las parálisis oculomotoras.

No podemos dejar nunca de pensar que hay enfermedades que pueden tener gran incidencia en estos estrabismos.

Hay casos de miositis orbitaria (tiroidea o idiopática), sin más clínica que la secundaria a la limitación funcional muscular. En ellos, la resonancia magnética, es de gran utilidad, porque aporta el cambio morfológico del músculo secundario a la inflamación, con su engrosamiento fusiforme.

La miastenia gravis, siempre debe ser tenida en cuenta en caso de paresias o parálisis de la motilidad ocular extrínseca. Suele aparecer más en mujeres y cursa, casi siempre, con blefaroptosis, es decir las párpado caídos, bajos. En su comienzo, la diplopía puede ser la única sintomatología y aunque hay músculos preferentes, puede afectarse al principio cualquier músculo.

Por último, explicar o advertir, que es muy importante en todos los casos de visión doble repentina en el adulto sobre todo, intervenir lo antes posible para evitar todo tipo de adaptación, que hará mucho más difícil , la recuperación.

Dichas intervenciones buscan por un lado aliviar los síntomas y por otro obtener la cura funcional.

Marcelo García / Madhu Khatnani.

Opticos- Optometristas Comportametales

OPTICA Y AUDIOLOGIA. Visual Center Madhu. Tenerife. Puerto de la Cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *