PRIMEROS AUXILIOS EN EMERGENCIAS OCULARES

hinchazón

Los primeros auxilios OCULARES, son muy importantes, ya que al ser los primeros, redundarán en un mejoramiento o por el contrario, un empeoramiento de la salud ocular y visual del paciente.

Creemos que este artículo de primeros auxilios oculares, es necesario que se difunda de boca a boca, porque puede aportar una ayuda inestimable en un momento dado.

Los primeros auxilios oculares  y/o visuales, pueden dividirse en distintas categorías, según su origen, y veremos que en cada uno de ellos, los pasos a seguir cambian.

Primeros auxilios en traumatismos del ojo:

Aplicar con mucho cuidado compresas frías, para evitar hinchazón, y también para que el paciente sienta alivio, no hacer presión sobre la zona.

Acudir a un especialista, la mejor opción un oftalmólogo, la segunda un optometrista.

hematoma

Primeros auxilios en caso de contacto  del ojo con productos químicos irritantes:

El lavado ocular con abundante agua limpia es fundamental, lo antes posible, para esto debemos separar con exageración ambos párpados, para asegurarnos que el agua llegue a los fondos de saco, y así eliminar cualquier resto de sustancia química , ya sea líquida o sólida. De esta forma el daño ocular será minimizado.

Una vez hecho lo anterior, es importante tapar el ojo, por dos motivos, evitar que cualquier elemento exógeno, pueda empeorar el cuadro. El otro motivo es la propia comodidad de la persona, porque es muy probable, que ante una lesión aumente la fotofobia.

Como siempre acudir lo antes posible a un oftalmólogo, en su defecto, si no es posible a un optometrista.

Primeros auxilios  por cuerpos extraños en el ojo

Lo primero que debemos evitar, es el frotamiento del ojo, la lógica es la siguiente: imaginemos que se incrusta un pequeño metal en la córnea, ésta es una estructura muy suave, a la vez muy susceptible de ser dañada por abrasión o roce con cualquier material, por lo tanto el resultado de un frotamiento, puede ser terriblemente dañino para los tejidos oculares implicados.

Lo que sí es positivo, es pedirle a la persona que active mucho su parpadeo. El parpadeo, tiene como función principal, barrer, eliminar los detritos, suavizar la superficie corneal, y si además estiramos hacia abajo el párpado superior, hacia el inferior, muchas veces el cuerpo extraño se desprende y cae por sí solo.

Si conocemos la técnica de evertir el párpado superior, la aplicamos, es muy efectiva para detectar cuerpos extraños en el fondo del saco superior.

Todo lo anterior debe ser acompañado de abundante suero fisiológico, y si no disponemos de él, lágrimas artificiales de forma generosa, por supuesto que el agua limpia también puede ser usada.

Si la persona, después de estos auxilios se siente mejor, es que el origen del problema (el cuerpo extraño), se ha desprendido, y no es necesario acudir a un profesional, siempre y cuando cada vez se sienta mejor.

Primeros auxilios en caso de cortes del ojo o en párpados

Aquí es importante aplicar un vendaje en el ojo afectado. Se indica enérgicamente que no debe rascarse el ojo, ni tocarse tampoco.

No es conveniente en este caso, hacer lavados.

Acudir al especialista, siempre primero a un oftalmólogo, de no ser posible a un médico general  u optometrista.

También puede ser caso de primeros auxilios, en situaciones de pérdida repentina de la visión, ya sea sin causa aparente o posterior a un trauma.

También la aparición de manchas negras en el campo visual o de luces,  a estas  percepciones  se las denomina: fenómenos entópticos,  que significa que su origen está dentro del ojo, y dan como resultado una proyección visual perceptible.

En todos estos casos, lo mejor es tranquilizar a la persona, aconsejar  adoptar una postura corporal muy relajada,  que respire pausada y profundamente y acudir al especialista de la visión lo antes posible.

Visual Center Madhu. «Soluciones visuales y auditivas». Puerto de la Cruz. 

Marcelo García García/ Madhu Khatnani.

Ópticos- Optometristas. Tenerife.

TRAUMATISMOS CRANEOENCEFÁLICOS

imagen traumatismos craneoencefálicos

La lesión cerebral adquirida (LCA) es un término que engloba una serie de daños tanto externos (TRAUMATISMOS CRANEOENCEFALICOS) como internos (accidentes cerebro-vasculares, tumores, encefalopatías, desórdenes neurológicos degenerativos…) que pueden afectar a estructuras cerebrales
aparentemente sanas.

En esta entrada nos centraremos en hablar de los traumatismos craneoencefálicos y de los accidentes cerebrovasculares, por ser las lesiones que con más frecuencia nos encontramos en nuestra clínica diaria.

Las consecuencias de la lesión cerebral adquirida, bien sea traumatismo craneoencefálico o accidente cerebrovascular provocará unos síntomas y signos comunes, aunque el cuadro clínico resultante dependerá,
como veremos más adelante, de la causa que provoque dicha lesión. Frecuentemente se encontrarán alteraciones de tipo físico, cognitivo, emocional, neuromotriz, neuropsicológico, sensorial y vestibular.

TCE: es frecuentemente producida como consecuencia de accidentes automovilísticos, deportivos, laborales: un objeto en movimiento golpea la cabeza, o cuando la cabeza, en movimiento, golpea contra un objeto duro estacionario, latigazo cervical, agresiones penetrantes por arma blanca, disparos y objetos punzantes. Lesiones secundarias por enfermedades sistémicas: (alteración de la presión arterial, hipoxemia, hipercapnia, anemia, hipertermia, alteración de glucosa en sangre…) o intracraneales (aumento presión
intracraneal; isquemia, hiperemia, hematoma…, lesión de pares craneales…).
LCTL (lesión cerebral traumática leve): lesiones de etiología similar al traumatismo craneoencefálico pero que no han desencadenado una sintomatología tan importante, la cual se resuelve en menos de tres meses en la mayoría de los casos. (Ejemplos de este tipo de lesiones serían pequeños accidentes domésticos, choques leves en la práctica deportiva…)
ACV (accidentes cerebro vasculares): Pueden ser de origen isquémico (Hipertensión, embolia, aterosclerosis) o de origen hemorrágico (vaso sanguíneo roto, aneurisma roto, malformación arteriovenosa).
CONSECUENCIAS VISUALES DE LA LESION CEREBRAL ADQUIRIDA 
 
Las principales alteraciones se producirán en: acomodación; oculomotilidad; campo visual; pupilas; localización espacial y esquema corporal; sistema vestibular, propioceptivo y equilibrio; visión binocular;
percepción visual.
Entre los principales síntomas de estas alteraciones encontramos: diplopia (visión doble), borrosidad, confusión visual, dificultad en la lectura, astenopía, dolores de cabeza, tortícolis, percepción de la profundidad espacial defectuosa, necesidad de tapar un ojo para atenuar el dolor de cabeza, estrabismos, desplazamiento de la línea media, pérdida de campo visual…
Los pacientes remiten:
– Fallo en la localización espacial y el esquema corporal: heminegligencia, autotopagnosia, agnosia digital, desorientación derecha-izquierda, ataxia óptica, síndrome de desplazamiento de la línea media, síndrome de deficiencia postural.
– Alteraciones en su sistema: propioceptivo, vestibular, y de equilibrio.
– Alteraciones en las habilidades de percepción visual: discriminación visual, figura-fondo, memoria visual, constancia de formas, cierre visual, relaciones visuo-espaciales.
El síndrome de visión post-trauma es un conjunto de signos y síntomas comunes en muchos casos de lesión cerebral adquirida. La causa principal de este síndrome sería un desequilibrio entre la vía visual focal y la vía “ambiente”. En ocasiones, este síndrome no es inmediato a la lesión; puede aparecer meses e incluso años después del accidente.
 

 

Un OPTOMETRISTA, puede ayudar con un 

tratamiento funcional, consistente en una compensación óptica o

 

prismática. Esta compensación podrá disminuir e incluso eliminar los

 

síntomas visuales momentáneamente, pero como ya expresamos anteriormente el 

principal problema no es únicamente visual, sino que se debe a la deficiente

 

integración visual con otros sentidos. Es por ello que estos pacientes 

 

necesitarán un tratamiento más COMPORTAMENTAL, que se dirija a la causa y no

 

a los síntomas.

 

 

¿COMO SE CONSIGUE ELLO?
Con TERAPIA VISUAL NEUROCOGNITIVA.