¿Qué filtro usar si tengo DMAE?

Las principales causas de ceguera en el mundo por orden son:

  1. Las cataratas
  2. El glaucoma
  3. Degeneración macular asociada a la edad. (DMAE)
  4. Opacidades corneales
  5. La retinopatía diabética
  6. El tracoma y las afecciones oculares infantiles.

La DMAE es la tercera causa de ceguera en el mundo.

Afecta a mayores de 50 años. La enfermedad causa lesiones en la porción central de la retina, llamada mácula. La que es responsable de la visión central necesaria para leer, conducir, reconocer caras, o ver la TV.

La DMAE puede ser:

  • Seca: menos mala, con una evolución lenta.
  • Húmeda: caracterizada por la proliferación de vasos debajo de la mácula, que pueden romper y comprometer la AV en cuestión de días o semanas.

No cursa con dolor, pero si se puede reconocer por otros síntomas:

  1. Las líneas rectas pueden aparecer onduladas o entrecortadas.
  2. Mal cálculo de distancias
  3. Disminución de agudeza visual.
  4. Visión central borrosa y periférica conservada.
  5. Problemas para adaptarse a los cambios de luz.

Los pacientes con DMAE sufren una disminución del campo visual central, con la consiguiente pérdida de calidad de vida. A medida que avanza la patología, ésta puede provocar una incapacidad al paciente afectado por la misma, llegando a tener baja visión o incluso ceguera legal.

Recordemos que según la Organización Mundial de la Salud, define a un paciente de BAJA VISION aquel que tiene una Agudeza Visual (AV) <0.3 y mayor de 0.05 o un campo visual < de 20º.

La CEGUERA LEGAL en España es para AV<0.1 y campos de visión menores de 10º.

Al mismo tiempo, se ha visto que una gran cantidad de longitud de onda azul en el ojo puede causar aberración cromática y dispersión de la luz en especial, en casos de conos dañados o medios opacos.

Diferentes estudios han demostrado que la calidad de la imagen mejora cuando eliminamos las longitudes de onda menores a 450nm, y por tanto, mejoramos la AV y la Sensibilidad al Contraste (SC).

Los filtros de corte selectivo sirven para reducir la cantidad de longitud de onda corta y así, disminuir el deslumbramiento, pero no se ha determinado el mejor color, tinte, material de la lente o incluso tipo de montura para estos pacientes. En la actualidad, la adaptación de filtros se basan en las diferentes observaciones clínicas, las opiniones subjetivas y las pruebas en el mundo real de cada paciente, probando in situ los diferentes filtros existentes en el mercado.

Es la apreciación subjetiva del paciente la que nos va a hacer decidir la prescripción del mismo.

Se ha visto que el filtro amarillo reduce la dispersión que se produce dentro del ojo, así como la aberración cromática y la fluorescencia mediante la eliminación de la luz azul. Con la edad y con la enfermedad, la absorción natural del ojo empeora.

Diferentes estudios analizan la variación de la AV en pacientes con DMAE donde se ha demostrado que, tanto en la DMAE húmeda como en la seca, existe una disminución marcada de la visión.

Por este motivo, los filtros son una herramienta a tener en cuenta para mejorar, no sólo la AV, si no la SC y por tanto la calidad de vida del paciente con DMAE.

La luz azul violeta es la presenta una longitud de onda visible más corta y es la más dispersada por los medios oculares, siendo las responsables de la mayor parte del deslumbramiento incómodo. Para un ojo normal, puede aparecer algo de deslumbramiento, pero con una degeneración retiniana puede disminuir la AV y la SC.

Las lentes que bloquean el azul pueden mejorar el contraste porque minimizan la luz dispersada y reducen el deslumbramiento.

Al mismo tiempo, los pacientes de baja visión suelen tener una sensibilidad aumentada a la dispersión de la luz azul. Lo que para una persona con unos ojos sanos puede ser una situación normal, para una persona con DMAE o cualquier otra enfermedad que pueda causar baja visión puede llegar a representar una situación incapacitante (por deslumbramiento o por pérdida de AV y contraste).

Aconsejamos

  1. realizarnos autoevaluaciones en casa,
  2. revisiones periódicas con su oftalmólogo de confianza.
  3. pedir ayuda a una optometrista especializado en baja visión.

Especialista Baja visiónhttps://www.visualcentermadhu.com/contacto

 

¿Cómo saber si tengo un problema en la retina?

¿Qué tengo que sentir o ver para saber si debo acudir al oftalmólogo?

retina

La mejor forma de prevención es realizando exámenes periódicos.

Y más si sentimos lo siguiente:

  1. Moscas volantesSon Cuerpos flotantes que aparecen en nuestro campo visual, normalmente suelen verse sobre un fondo claro, y tienen la apariencia de una mancha que nos acompaña allí donde miramos. Puede estar un tiempo y luego desaparecer, y volver a venir. Se asocia a una condición benigna denomina DPV, que se produce cuando el interior gelatinoso del ojo se licua y se separa de la retina. Pero también puede estar asociada a un desprendimiento de Retina. Así que en cualquier caso hay que visitar al especialista.
  2. Cortina oscura que cubre el campo: Puede aparecer de cualquier lado, puede estar causada por un desprendimiento de Retina fuerte. No confundir con un desgarro de retina. Estaríamos ante un caso grave, y la actuación rápida es fundamental.
  3. Dolor, náuseas, vómitos, ojo rojo: Podríamos estar ante un glaucoma de ángulo estrecho, que puede dañar el nervio óptico y el campo visual.
  4. Estrechamiento gradual o repentino del campo de visión: El paciente pierde campo visual periférico y solo mantiene visión tubular, causado por un glaucoma que no ha sido tratado.
  5. Pérdida de la visión central: El paciente ve las líneas rectas haciendo ondas, distorsionadas. Se trata de una degeneración macular asociada a la edad, en la que el paciente pierde la visión central y la periferia se mantiene conservada. Hay dos tipos: seca y húmeda (peor pronóstico).
  6. Visión borrosa y percepción tenue de los colores: estaríamos ante la presencia de cataratas. El paciente empezaría perdiendo agudeza visual, vería halos alrededor de las luces, sería progresivo. Unas cataratas maduras hay que operarlas para evitar otros problemas como un glaucoma.
  7. Puntos ciegos en el campo visual:  Si además va acompañado de cuerpos flotantes y visión borrosa y además tenemos diabetes, podríamos estar ante una retinopatía diabética. Hay dos tipos: proliferativa y no proliferativa.
  8. Lagrimeo excesivo o sensación de arenilla: El ojo seco es una condición cada vez más frecuente, se da más en mujeres, por la toma de medicamentos, por la edad, y los ambientes, puede causar irritación e incluso dolor.
  9. Visión doble o percepción de imágenes fantasmas: La visión doble puede atribuirse a infinidad de condiciones oculares, incluso a la existencia de un problema de salud subyacente, como el ictus.
  10. Visión borrosa repentina: Las alteraciones retinianas deben ser tratadas lo antes posible, por lo que resulta fundamental visitar al especialista en salud visual para un tratamiento temprano.

Si te identificas con algunos de estos signos o síntomas acude a tu optometrista para salir de dudas, o a tu oftalmólogo de confianza.

Visual Center Madhu, es un centro de óptica y audiología, situado en tenerife, en el Puerto de la Cruz.

http://www.visualcentermadhu.com/contacto

VISION Y PROBLEMAS NEUROLOGICOS

cerebro

NEURO-OPTOMETRÍA.

La visión es mucho más que la vista. La vista mide cantidad, es lo mismo que agudeza visual. La visión es el proceso de codificar el significado de lo que se ve.

Es un conjunto complejo, aprendido y desarrollado de funciones que involucran una multitud de habilidades. La investigación estima que del 80-85% de nuestra percepción, aprendizaje, cognición y actividades están sustentadas por la visión.

El objetivo final del proceso visual es llegar a un desarrollo  motor apropiado, y / o respuesta cognitiva.

Existe una incidencia extremadamente alta (más del 50%) de trastornos visuales y visuo-cognitivos en pacientes con trastornos neurológicos (lesión cerebral traumática, accidentes vasculares cerebrales, esclerosis múltiple, etc.)

«La disfunción visual-perceptual es uno de los deterioros residuales devastadores más comunes de la lesión en la cabeza». Barbara Zoltan, M.A., O.T.R.
«La mayoría de las personas que se recuperan de una lesión cerebral traumática tendrán dificultades en la función binocular en forma de estrabismo, foria, disfunción oculomotora, convergencia y anomalías acomodaticias». William Padula, O.D.

El proceso de visión se puede dividir en tres categorías generales:

1) agudeza visual y campo visual.

2) habilidades motoras visuales

3) Percepción visual.

AGUDEZA  VISUAL y CAMPO VISUAL

Agudeza visual: se refiere a la claridad de la vista.

Se mide comúnmente usando el cuadro de Snellen y se observa, por ejemplo, como 20/20, 20/50, 20/200, etc. La agudeza visual se vuelve borrosa en varias condiciones refractivas, por ejemplo, miopía, hipermetropía , astigmatismo (mixto) y presbicia (pérdida de enfoque en distancias menores a 50 cms.,  relacionada con la edad).

Campo visual: este es el rango central y periférico completo, o totalidad de lo que percibimos, podríamos afirmar que es todo lo que detectan nuestos ojos .

Diversas afecciones neurológicas, como el accidente cerebrovascular, causan pérdidas características del campo visual, por ejemplo, hemianopsia. La persona puede, o no, demostrar concurrentemente una negligencia visual , que es una pérdida de visión perceptual y una integración visual motora en el lado de la pérdida del campo visual.

HABILIDADES  MOTORAS VISUALES

Alineación: se refiere a la postura del ojo. Si los ojos están rectos y alineados, la postura del ojo se denomina ortofórica. Si un ojo gira hacia adentro, hacia afuera, hacia arriba o hacia abajo en comparación con el otro ojo, pero al estar ambos desocluidos vuelven a la rectitud ,se denomina foria, pudiendo ser exoforia ( hacia afuera), endoforia ( hacia adentro), hiperforia (hacia arriba),o hipoforia (hacia abajo).

Pero si este desalineamiento es permanente hablamos de  estrabismo. La exotropía es una forma de estrabismo en la que se desvía un ojo hacia afuera, la hipertropia hacia arriba y la hipotropía es donde el ojo se queda abajo.

También pueden ocurrir en combinación, como hiperexotropía o hipoesotropía.

    Fijación: la capacidad de mirar fija y constantemente un objeto . Esto es más disfuncional en el nistagmo, que es una sacudida incontrolable de los ojos.
    Seguimientos: la capacidad de rastrear o seguir con suavidad y precisión un objeto en movimiento
   Sacádicos: la capacidad de mirar o escanear de manera rápida y precisa de un objeto a otro
Acomodación: La capacidad de enfocarse con precisión en un objeto de , mantener ese enfoque de los ojos y cambiar el enfoque al mirar diferentes distancias.
Convergencia: la capacidad de apuntar con precisión los ojos a un objeto  y seguir un objeto a medida que se mueve en el plano sagital, es decir, hacia uno mismo o hacia el infinito.
    Binocularidad: La integración total de ambas percepciones monoculares, en una única sensación.

PERCEPCIÓN VISUAL

Integración visual-motora: coordinación ojo-mano, ojo-pie y ojo-cuerpo.
Integración Visual-Auditiva :  La capacidad de relacionar y asociar lo que se ve y se escucha.
Memoria visual: la capacidad de recordar y recordar información que se ve.
Cierre visual: la capacidad de «llenar los vacíos» o completar una imagen visual basada en ver solo algunas de las partes.
Relaciones espaciales: la capacidad de saber «dónde estoy» en relación con los objetos y el espacio a mi alrededor y saber dónde se encuentran los objetos en relación uno con el otro.
Discriminación entre figuras: la capacidad de discernir la forma y el objeto desde distinguiéndolo del fondo.

LOS TRES PROBLEMAS VISUALES MÁS DEVASTADORES E INTOLERABLES RESULTANTES DE LESIÓN CEREBRAL Y ACCIDENTE

Aunque hay muchos problemas visuales que surgen de una lesión cerebral y un accidente cerebrovascular, hay tres son más devastadores y perjudiciales que el resto. Estas son:

  1. la pérdida del campo visual.
  2. la visión doble intratable.
  3. los trastornos visuales / de equilibrio.

Pérdida de campo visual
Con una pérdida de campo visual, el paciente está literalmente ciego a la mitad de su campo de visión. Esto coloca a la persona en mayor riesgo de lesiones y daños adicionales al chocar contra objetos, ser golpeado por objetos que se aproximan y también caerse.

Un enfoque doble se usa para tratar la pérdida del campo visual. Las actividades de rehabilitación visual son prescritas por el optometrista para enseñar la exploración de la pérdida del campo hemianópsico.

Las lentes prismáticas especiales para reconocimiento de campo visual se usan en el tratamiento de pérdida de campo visual.

A medida que el paciente escanea el prisma, la óptica se desplaza para ganar perceptualmente entre 15 y 20 grados de reconocimiento del campo visual.

Como se percibe diplopía al escanear el prisma, la fijación en el prisma debe ser breve.

Estos se utilizan como dispositivos de detección solo para determinar si hay un objeto en la periferia que merezca mayor atención visual. Cuando se detecta ese objeto, el paciente gira la cabeza para verlo en detalle con su visión central intacta.

cerebro

Visión doble (Diplopia)

La visión doble (diplopía) es una condición grave e intolerable que puede ser causada por estrabismo, oftalmoplejía, parálisis de la mirada y habilidades binoculares descompensadas en pacientes con lesión cerebral, el  accidente cerebrovascular (ICTUS) y otras afecciones neurológicamente comprometedoras.

Los prismas, las lentes y / o la terapia de la vista a menudo pueden ayudar al paciente a lograr la fusión (alineación de los ojos) y aliviar la diplopía. Si y cuando estos medios no se emplean, el paciente puede adaptarse mediante la supresión de la visión de un ojo para eliminar la diplopía. Si las lentes, los prismas y / o la terapia no tienen éxito y el paciente no suprime, se produce una diplopía intratable.

En esta población de pacientes, el parche se ha usado con frecuencia para eliminar la diplopía.

Aunque el parcheo es efectivo para eliminar la diplopia, hace que el paciente se vuelva monocular.

La visión monocular en oposición a la binocular afectará al individuo principalmente de dos maneras: ausencia de estereopsis y reducción del campo de visión periférico.

Estas limitaciones causarán directamente problemas en la coordinación de la mano del ojo, juicios de profundidad, orientación, equilibrio, movilidad y actividades de la vida diaria, como jugar, hacer deportes, conducir, subir escaleras, cruzar la calle, enhebrar una aguja, etc.

Se ha evaluado con éxito un nuevo método para tratar la diplopía que no tiene estas limitaciones. Se llama el «parche de manchas»  y es un método para eliminar la diplopía intratable sin comprometer la visión periférica.

Trastornos del equilibrio

Los trastornos del equilibrio visual pueden ser causados por un Síndrome de Shift Visual Midline (VMSS), desplazamiento de la línea media visual, disfunción oculomotora en las fijaciones, nistagmo e interrupciones del procesamiento visual central y periférico. Una descripción completa de estos trastornos está más allá del alcance de este artículo.

El tratamiento dependerá del diagnóstico visual y la etiología.

Marcelo García/ Madhu Khatnani, Optometristas Comportamentales. Tenerife

http://www.visualcentermadhu.com/contacto

CEGUERA REPENTINA

ojo

CEGUERA REPENTINA

La aparición de una fuerte disminución de la agudeza visual y /o campo visual súbita, puede ser parcial o total, y siempre produce gran repercusión psicológica en el individuo que lo padece.

ojo

LO PRIMERO QUE SE HACE:

Siempre que estemos ante un paciente , que ha perdido de repente su visión, hay que hacer una buena anamnesis, ya que ésta, y si el paciente es bastante preciso en sus apreciaciones, nos dará una pauta, un camino donde investigar.

Muchas veces, hasta casi podríamos prescindir del examen, si la anamnesis es muy rica y detallada. Con esto solo queremos destacar la importancia del diálogo con el paciente, pero de ninguna manera evitaremos la exploración adecuada.

Por ejemplo , en el caso de las migrañas, las pérdidas son bruscas, pero se recuperan solas, una vez acabado todo el cuadro clínico. Son conocidas como auras.

Otro caso de recuperación sin intervención clínica, es decir que vuelven a la normalidad,  se da por ejemplo en personas mayores, pueden ser de origen vascular, por problemas en la carótida interna, seguramente al  producir una isquemia transitoria en la retina, debido a un problema micro-vascular.

Si la pérdida es en un solo ojo, podemos pensar en opacidades o problemas de irrigación a nivel de los vasos en retina.

Cuando la pérdida se produce en ambos ojos, ya tenemos que pensar en algo intracraneal.

Es muy importante saber el estado de salud general del paciente, pues por ejemplo en la diabetes millitus, en casos de descompensación y gran fragilidad capilar de los vasos del fondo del ojo, pueden ocurrir hemorragias, que alteran la transparencia de los medios oculares.

En la hipertensión arterial, también puede haber consecuencias desagradables con la visión.

En las  enfermedades degenerativas, desmielinizantes, pueden con seguridad afectar al nervio óptico, la esclerosis múltiple , es una de ellas.

Desde nuestra perspectiva, lo primero que debemos hacer en caso de pérdida real de visión de forma repentina, es remitir a oftalmología.

Solo en los casos, donde el circuito es a la inversa, es decir que es el médico o el neurólogo, quien hace el diagnóstico,  nos remiten al paciente  a nuestro centro para que le podamos ayudar, trabajaremos en busca de la mejora de la visión, sin el condicionamiento de una futura derivación.

Gracias a los avances tecnológicos, hoy en día, podemos mejorar bastante, cuadros complicados de pérdida de visión, sin perder de vista que la adaptación a la nueva condición puede ser un proceso lento.

El entrenamiento visual, también llamado terapia visual, puede ser muy beneficioso para la adaptación sensorial, para las relaciones ojo-mano, ojo pie, equilibrio, y para todas los nuevos esquemas, que han de ser integrados en armonía.

NO OLVIDES QUE LA VISION , ES EL MECANISMO PRINCIPAL DE ANCLAJE DE TODO NUESTRO ESQUEMA CORPORAL.

Marcelo Garcia/ Madhu Khatnani . Optica y audiología Visual Center Madhu

http://www.visualcentermadhu.com/contacto

Opticos Optometristas Comportamentales. Tenerife. Puerto de la Cruz.

TRAUMATISMOS CRANEOENCEFÁLICOS

imagen traumatismos craneoencefálicos

La lesión cerebral adquirida (LCA) es un término que engloba una serie de daños tanto externos (TRAUMATISMOS CRANEOENCEFALICOS) como internos (accidentes cerebro-vasculares, tumores, encefalopatías, desórdenes neurológicos degenerativos…) que pueden afectar a estructuras cerebrales
aparentemente sanas.

En esta entrada nos centraremos en hablar de los traumatismos craneoencefálicos y de los accidentes cerebrovasculares, por ser las lesiones que con más frecuencia nos encontramos en nuestra clínica diaria.

Las consecuencias de la lesión cerebral adquirida, bien sea traumatismo craneoencefálico o accidente cerebrovascular provocará unos síntomas y signos comunes, aunque el cuadro clínico resultante dependerá,
como veremos más adelante, de la causa que provoque dicha lesión. Frecuentemente se encontrarán alteraciones de tipo físico, cognitivo, emocional, neuromotriz, neuropsicológico, sensorial y vestibular.

TCE: es frecuentemente producida como consecuencia de accidentes automovilísticos, deportivos, laborales: un objeto en movimiento golpea la cabeza, o cuando la cabeza, en movimiento, golpea contra un objeto duro estacionario, latigazo cervical, agresiones penetrantes por arma blanca, disparos y objetos punzantes. Lesiones secundarias por enfermedades sistémicas: (alteración de la presión arterial, hipoxemia, hipercapnia, anemia, hipertermia, alteración de glucosa en sangre…) o intracraneales (aumento presión
intracraneal; isquemia, hiperemia, hematoma…, lesión de pares craneales…).
LCTL (lesión cerebral traumática leve): lesiones de etiología similar al traumatismo craneoencefálico pero que no han desencadenado una sintomatología tan importante, la cual se resuelve en menos de tres meses en la mayoría de los casos. (Ejemplos de este tipo de lesiones serían pequeños accidentes domésticos, choques leves en la práctica deportiva…)
ACV (accidentes cerebro vasculares): Pueden ser de origen isquémico (Hipertensión, embolia, aterosclerosis) o de origen hemorrágico (vaso sanguíneo roto, aneurisma roto, malformación arteriovenosa).
CONSECUENCIAS VISUALES DE LA LESION CEREBRAL ADQUIRIDA 
 
Las principales alteraciones se producirán en: acomodación; oculomotilidad; campo visual; pupilas; localización espacial y esquema corporal; sistema vestibular, propioceptivo y equilibrio; visión binocular;
percepción visual.
Entre los principales síntomas de estas alteraciones encontramos: diplopia (visión doble), borrosidad, confusión visual, dificultad en la lectura, astenopía, dolores de cabeza, tortícolis, percepción de la profundidad espacial defectuosa, necesidad de tapar un ojo para atenuar el dolor de cabeza, estrabismos, desplazamiento de la línea media, pérdida de campo visual…
Los pacientes remiten:
– Fallo en la localización espacial y el esquema corporal: heminegligencia, autotopagnosia, agnosia digital, desorientación derecha-izquierda, ataxia óptica, síndrome de desplazamiento de la línea media, síndrome de deficiencia postural.
– Alteraciones en su sistema: propioceptivo, vestibular, y de equilibrio.
– Alteraciones en las habilidades de percepción visual: discriminación visual, figura-fondo, memoria visual, constancia de formas, cierre visual, relaciones visuo-espaciales.
El síndrome de visión post-trauma es un conjunto de signos y síntomas comunes en muchos casos de lesión cerebral adquirida. La causa principal de este síndrome sería un desequilibrio entre la vía visual focal y la vía “ambiente”. En ocasiones, este síndrome no es inmediato a la lesión; puede aparecer meses e incluso años después del accidente.
 

 

Un OPTOMETRISTA, puede ayudar con un 

tratamiento funcional, consistente en una compensación óptica o

 

prismática. Esta compensación podrá disminuir e incluso eliminar los

 

síntomas visuales momentáneamente, pero como ya expresamos anteriormente el 

principal problema no es únicamente visual, sino que se debe a la deficiente

 

integración visual con otros sentidos. Es por ello que estos pacientes 

 

necesitarán un tratamiento más COMPORTAMENTAL, que se dirija a la causa y no

 

a los síntomas.

 

 

¿COMO SE CONSIGUE ELLO?
Con TERAPIA VISUAL NEUROCOGNITIVA.