VISION Y PROBLEMAS NEUROLOGICOS

cerebro

NEURO-OPTOMETRÍA.

La visión es mucho más que la vista. La vista mide cantidad, es lo mismo que agudeza visual. La visión es el proceso de codificar el significado de lo que se ve.

Es un conjunto complejo, aprendido y desarrollado de funciones que involucran una multitud de habilidades. La investigación estima que del 80-85% de nuestra percepción, aprendizaje, cognición y actividades están sustentadas por la visión.

El objetivo final del proceso visual es llegar a un desarrollo  motor apropiado, y / o respuesta cognitiva.

Existe una incidencia extremadamente alta (más del 50%) de trastornos visuales y visuo-cognitivos en pacientes con trastornos neurológicos (lesión cerebral traumática, accidentes vasculares cerebrales, esclerosis múltiple, etc.)

«La disfunción visual-perceptual es uno de los deterioros residuales devastadores más comunes de la lesión en la cabeza». Barbara Zoltan, M.A., O.T.R.
«La mayoría de las personas que se recuperan de una lesión cerebral traumática tendrán dificultades en la función binocular en forma de estrabismo, foria, disfunción oculomotora, convergencia y anomalías acomodaticias». William Padula, O.D.

El proceso de visión se puede dividir en tres categorías generales:

1) agudeza visual y campo visual.

2) habilidades motoras visuales

3) Percepción visual.

AGUDEZA  VISUAL y CAMPO VISUAL

Agudeza visual: se refiere a la claridad de la vista.

Se mide comúnmente usando el cuadro de Snellen y se observa, por ejemplo, como 20/20, 20/50, 20/200, etc. La agudeza visual se vuelve borrosa en varias condiciones refractivas, por ejemplo, miopía, hipermetropía , astigmatismo (mixto) y presbicia (pérdida de enfoque en distancias menores a 50 cms.,  relacionada con la edad).

Campo visual: este es el rango central y periférico completo, o totalidad de lo que percibimos, podríamos afirmar que es todo lo que detectan nuestos ojos .

Diversas afecciones neurológicas, como el accidente cerebrovascular, causan pérdidas características del campo visual, por ejemplo, hemianopsia. La persona puede, o no, demostrar concurrentemente una negligencia visual , que es una pérdida de visión perceptual y una integración visual motora en el lado de la pérdida del campo visual.

HABILIDADES  MOTORAS VISUALES

Alineación: se refiere a la postura del ojo. Si los ojos están rectos y alineados, la postura del ojo se denomina ortofórica. Si un ojo gira hacia adentro, hacia afuera, hacia arriba o hacia abajo en comparación con el otro ojo, pero al estar ambos desocluidos vuelven a la rectitud ,se denomina foria, pudiendo ser exoforia ( hacia afuera), endoforia ( hacia adentro), hiperforia (hacia arriba),o hipoforia (hacia abajo).

Pero si este desalineamiento es permanente hablamos de  estrabismo. La exotropía es una forma de estrabismo en la que se desvía un ojo hacia afuera, la hipertropia hacia arriba y la hipotropía es donde el ojo se queda abajo.

También pueden ocurrir en combinación, como hiperexotropía o hipoesotropía.

    Fijación: la capacidad de mirar fija y constantemente un objeto . Esto es más disfuncional en el nistagmo, que es una sacudida incontrolable de los ojos.
    Seguimientos: la capacidad de rastrear o seguir con suavidad y precisión un objeto en movimiento
   Sacádicos: la capacidad de mirar o escanear de manera rápida y precisa de un objeto a otro
Acomodación: La capacidad de enfocarse con precisión en un objeto de , mantener ese enfoque de los ojos y cambiar el enfoque al mirar diferentes distancias.
Convergencia: la capacidad de apuntar con precisión los ojos a un objeto  y seguir un objeto a medida que se mueve en el plano sagital, es decir, hacia uno mismo o hacia el infinito.
    Binocularidad: La integración total de ambas percepciones monoculares, en una única sensación.

PERCEPCIÓN VISUAL

Integración visual-motora: coordinación ojo-mano, ojo-pie y ojo-cuerpo.
Integración Visual-Auditiva :  La capacidad de relacionar y asociar lo que se ve y se escucha.
Memoria visual: la capacidad de recordar y recordar información que se ve.
Cierre visual: la capacidad de «llenar los vacíos» o completar una imagen visual basada en ver solo algunas de las partes.
Relaciones espaciales: la capacidad de saber «dónde estoy» en relación con los objetos y el espacio a mi alrededor y saber dónde se encuentran los objetos en relación uno con el otro.
Discriminación entre figuras: la capacidad de discernir la forma y el objeto desde distinguiéndolo del fondo.

LOS TRES PROBLEMAS VISUALES MÁS DEVASTADORES E INTOLERABLES RESULTANTES DE LESIÓN CEREBRAL Y ACCIDENTE

Aunque hay muchos problemas visuales que surgen de una lesión cerebral y un accidente cerebrovascular, hay tres son más devastadores y perjudiciales que el resto. Estas son:

  1. la pérdida del campo visual.
  2. la visión doble intratable.
  3. los trastornos visuales / de equilibrio.

Pérdida de campo visual
Con una pérdida de campo visual, el paciente está literalmente ciego a la mitad de su campo de visión. Esto coloca a la persona en mayor riesgo de lesiones y daños adicionales al chocar contra objetos, ser golpeado por objetos que se aproximan y también caerse.

Un enfoque doble se usa para tratar la pérdida del campo visual. Las actividades de rehabilitación visual son prescritas por el optometrista para enseñar la exploración de la pérdida del campo hemianópsico.

Las lentes prismáticas especiales para reconocimiento de campo visual se usan en el tratamiento de pérdida de campo visual.

A medida que el paciente escanea el prisma, la óptica se desplaza para ganar perceptualmente entre 15 y 20 grados de reconocimiento del campo visual.

Como se percibe diplopía al escanear el prisma, la fijación en el prisma debe ser breve.

Estos se utilizan como dispositivos de detección solo para determinar si hay un objeto en la periferia que merezca mayor atención visual. Cuando se detecta ese objeto, el paciente gira la cabeza para verlo en detalle con su visión central intacta.

cerebro

Visión doble (Diplopia)

La visión doble (diplopía) es una condición grave e intolerable que puede ser causada por estrabismo, oftalmoplejía, parálisis de la mirada y habilidades binoculares descompensadas en pacientes con lesión cerebral, el  accidente cerebrovascular (ICTUS) y otras afecciones neurológicamente comprometedoras.

Los prismas, las lentes y / o la terapia de la vista a menudo pueden ayudar al paciente a lograr la fusión (alineación de los ojos) y aliviar la diplopía. Si y cuando estos medios no se emplean, el paciente puede adaptarse mediante la supresión de la visión de un ojo para eliminar la diplopía. Si las lentes, los prismas y / o la terapia no tienen éxito y el paciente no suprime, se produce una diplopía intratable.

En esta población de pacientes, el parche se ha usado con frecuencia para eliminar la diplopía.

Aunque el parcheo es efectivo para eliminar la diplopia, hace que el paciente se vuelva monocular.

La visión monocular en oposición a la binocular afectará al individuo principalmente de dos maneras: ausencia de estereopsis y reducción del campo de visión periférico.

Estas limitaciones causarán directamente problemas en la coordinación de la mano del ojo, juicios de profundidad, orientación, equilibrio, movilidad y actividades de la vida diaria, como jugar, hacer deportes, conducir, subir escaleras, cruzar la calle, enhebrar una aguja, etc.

Se ha evaluado con éxito un nuevo método para tratar la diplopía que no tiene estas limitaciones. Se llama el «parche de manchas»  y es un método para eliminar la diplopía intratable sin comprometer la visión periférica.

Trastornos del equilibrio

Los trastornos del equilibrio visual pueden ser causados por un Síndrome de Shift Visual Midline (VMSS), desplazamiento de la línea media visual, disfunción oculomotora en las fijaciones, nistagmo e interrupciones del procesamiento visual central y periférico. Una descripción completa de estos trastornos está más allá del alcance de este artículo.

El tratamiento dependerá del diagnóstico visual y la etiología.

Marcelo García/ Madhu Khatnani, Optometristas Comportamentales. Tenerife

http://www.visualcentermadhu.com/contacto

FOTOFOBIA

imagen fotofobia

La sensación de brillantez depende de la sensibilidad actual del ojo, si entramos en un cine, una sala en penumbra, todo nos parece oscuro, poco brillante pero al rato de acostumbrarnos, se va tornando más claro, nos adaptamos. Los bastones son los responsables de la adaptación en condiciones escotópicas (poca luz), y los conos en condiciones fotópicas (luz abundante). Podemos medir la curva de adaptación a la oscuridad y a la luz, tanto en retina central, conos, como en retina periférica, bastones. Sabemos que los bastones son más sensibles a la luz, por eso un foco luminoso es percibido como más brillante cuando estimula la periferia retiniana respecto a la fóvea (Drim 1980). La longitud de onda de la luz también es un factor que afecta a la brillantez. La luz amarilla, de onda media, se percibe más brillante que la luz azul, de onda corta.

En la práctica se utilizan luces rojas para iluminar salas donde se quiere estar a semioscuras, ya que esta luz no se percibe por los bastones y así no es necesario esperar a que se adapten a la penumbra para ver algo, la visión se debe a la acción directa de los conos, que sí son sensibles a esta longitud de onda, sin necesidad de esperas tan largas como las que necesitan los bastones. La percepción de brillantez se relaciona con el tiempo de exposición a la luz y el área de retina estimulada. Los conos y bastones tienen un nivel determinado de sensibilidad, si la cantidad de luz que llega es baja, necesitan más tiempo para que se alcance el nivel de energía necesario para que se estimulen los foto-receptores, de la misma forma que cuando tomamos una foto por la noche, el obturador permanece más tiempo abierto, esto se conoce como ley de Bunsen-Roscoe. La relación matemática de tiempo de exposición e intensidad de la luz necesaria para que se activen los foto-receptores, se conoce como ley de Bloch. Otra relación importante es entre intensidad y magnitud del estímulo. Para estímulos pequeños se cumple la ley de Ricco, al incrementar la intensidad podemos disminuir la magnitud del estímulo. Cuando la magnitud del estímulo es grande, mayor a 10´de ángulo visual, el aumento del área tiene un efecto mínimo, es decir, ante una disminución de la intensidad, un estímulo más grande, necesita de un mayor incremento del área para obtener la misma compensación, es lo que se conoce como ley de Piper. Más allá de 24º de ángulo visual, no se obtiene beneficio al aumentar la magnitud del estímulo y la posible percepción depende sólo de la intensidad. Sabemos que la máxima sensibilidad de la retina, en condiciones ideales de adaptación a la oscuridad y con luz adecuada, es de 6 quantum de luz, este es el umbral mínimo para percibir sensación de brillantez, y corresponde a la estimulación de 6 bastones, uno por cada fotón.

En nuestra práctica clínica, tenemos presente todo lo anterior expuesto para sugerir los filtros adecuados para distintos tipos de actividades que se realizan en condiciones lumínicas muy específicas.

Visual Center Madhu.
Madhu Khatnani/Marcelo García.
Optometristas comportamentales