CORONAVIRUS Y OJOS

El brote de coronavirus declarado pandemia en marzo 2020, ha afectado en casi todos los aspectos de la vida cotidiana.

En el campo de la optometría,  existen muchas preguntas, incertidumbre y miedo a contraer Covid a través de las lentes de contacto o las gafas. Es cierto que estamos ante un virus nuevo, y no sabemos sus consecuencias, pero se ha reportado mucha información errónea y se ha especulado a través de redes sociales rumores que afirman que:

  1. No es seguro usar lentes de contacto
  2. Que las personas que usan lentillas tienen mayor riesgo a desarrollar covid
  3. Que ciertos materiales de lentes de contacto son más arriesgados que otros.
  4. Y que hay que dejar de usar lentillas y volver a las gafas.
  5. Que las gafas proporcionan protección contra el virus.
  6. ¿Los líquidos de lentillas matan el virus?
  7. ¿Con qué frecuencia la gente se toca la cara y cuál es el mejor consejo que se les puede dar?

Bien ¿es todo esto cierto?

  1. Lo primero es importante conocer la biología estructural y el mecanismo fisiopatológico de una infección causada por la SARS-COv-2
  2. El SARs-CoV-2 tiene 3 proteinas ancladas en la envoltura y sobresalen de ella, formando una especie de corona que da al nombre a los coronavirus.
  3. Los coronavirus son capaces de producir un amplio espectro de enfermedades oculares, incluyendo: conjuntivitis, uveítis anterior, retinitis y neuropatía óptica.

¿El uso de lentes de contacto aumenta el riesgo a contraer coronavirus?

No existen pruebas de que los usuarios de lentes de contacto sean más propensos a contraer COVID que los usuarios de gafas.

El SARS-CoV-2 se ha aislado en lágrimas. Se sabe que el virus se transfiere por contacto manual, por lo que podría transferirse a las lentes de contacto durante su aplicación y retirada.

La frecuencia de conjuntivitis en pacientes con COVID19 notificada hasta la fecha es baja.

Algunos estudios recientes han concluido que el “ojo raramente se ve afectado por la infección de CoV humanos, ni es una vía de entrada preferida por los CoV humanos para infectar el tracto respiratorio y que el riesgo de transmisión de SARS-CoV-2 a través de la lágrima es bajo”.

Hasta la fecha no hay resultados que avalen la inquietud de  que los pacientes sanos corren un mayor riesgo de contraer COVID-19 si usan lentes de contacto. El COVID es tan nuevo que puede que esos datos no existan todavía.

ENFERMEDADES VIRALES QUE SE TRANSMITEN POR CONTACTO DIRECTO Y QUE PODRÍAN UTILIZARSE COMO SUSTITUTO PARA EVALUAR LOS RIESGOS DEL COVID19

La queratoconjuntivitis epidémica (EKC) causada por el adenovirus del virus ADN sin envoltura. Esta enfermedad es altamente contagiosa, se propaga rápidamente a través del contacto directo, representa el 65-90% de los casos de conjuntivitis vírica y ha sido relacionada con enfermedades de transmisión activa en clínicas oftalmológicas y otros centros comunes de atención sanitaria donde hay un contacto estrecho entre los proveedores de atención sanitaria y los pacientes.

SIN EMBARGO, PARECE NO MOSTRAR UN MAYOR RIESGO DE EKC EN USUARIOS DE LENTES DE CONTACTO FRENTE A LOS QUE NO LO USAN.

Lo que hay que tener en cuenta es que el SARS-CoV-2 se propaga por contacto de persona a persona a través de las gotas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda. Sin embargo, también podría propagarse si las personas tocan un objeto o una superficie con el virus de una persona infectada y luego se tocan superficies mucosas como la boca, la nariz o los ojos. Dado que los usuarios de lentes de contacto deben tocarse los ojos al ponerse y quitarse las lentillas, es comprensible que se haya planteado esta cuestión como una preocupación potencial de aumentar el riesgo de exposición al virus.

El consejo sistemático e inequívoco es:

  1. lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
  2. Secarse las manos con toallas de papel sin usar. Antes de la inserción y retirada de las lentes de contacto. Este proceso reduce los riesgos de infección y respuestas inflamatorias y es muy eficaz.

Tanto el SARS-CoV-1 y el CoV-2 podían detectarse en aerosoles durante un máximo de 3h, cartón durante 24h y en plástico y acero inoxidable durante 2 o 3 días. Hasta la fecha no hay estudios que hayan abordado la cuestión de si SARs-Cov-2 se une a materiales de lentes de contacto de cualquier tipo y por lo tanto no se sabe si hay diferencias entre los materiales contemporáneos o si los diferentes períodos de reemplazo tienen algún impacto.

http://www.visualcentermadhu.com/blog/category/lentillas/

¿Y los líquidos de limpieza de lentes de contacto?

Los sistemas de cuidados de las lentes de contacto, han demostrado ser eficaces para inactivar tanto el herpes simple como el virus de la inmunodeficiencia humano (VIH), especialmente  desde que se incluyó el paso de frotar, y se ha comprobado que con un frotado y enjuague meticulosos se elimina más eficazmente el virus de las lentes de contacto que cuando no hay frotamiento.

Un estudio demostró que el cloruro de benzalconio podía retardar o detener el adenovirus.

La mayoría de los sistemas de cuidado de lentes incluyen un surfactante y dado que el SARS-CoV-2 tiene una envoltura lipídica, es plausible que el frotado y enjuague de la lente con ese sistema de mantenimiento pueda ser eficaz para eliminar el virus, pero se precisas estudios.

¿LAS GAFAS ME PROTEGEN CONTRA EL CORONAVIRUS?

No hay pruebas científicas de que el uso de gafas graduadas proporcione protección contra el SARs-CoV-2 u otras trasmisiones virales.

Las gafas protectoras, mascarillas médicas o los protectores faciales si son de utilidad en entornos relacionados con la atención de pacientes infectados. Sin embargo estas gafas y protectores proporcionan una protección muy diferente a la que ofrecen las gafas estándar.

Tocarse las gafas, ponerlas y quitarlas, ajustarlas en la cara, aumenta la posibilidad de tocar la cara sin lavarse las manos. Como hemos dicho anteriormente el virus puede permanecer en superficies de plástico duro (similares a los que se encuentran en monturas de gafas y lentes) durante horas y días. Al tocar las gafas, cualquier partícula de virus podría transferirse a los dedos y la cara de los usuarios, por lo que volvemos a incidir en el concepto de la higiene de las manos, lavar las monturas, gafas de sol y secarlas con papel desechable.

Visual Center Madhu. Optometría y Audiología. Tenerife.

¿Hay que usar gafas de sol en otoño?

sol

En verano vamos a la playa, y en invierno vamos a la montaña. En verano practicamos en el agua nuestro deporte favorito, y en invierno hacemos senderismo, excursiones, picnics…

sol

No podemos olvidarnos de proteger nuestros ojos en todas las épocas del año. Aunque aparentemente no sea un día soleado, y no andemos con los ojos regañados, no significa que no hay radiación.

A más altura más radiación. La radiación UV  es más intensa en la montaña que en la playa. Cuanto mayor es la altitud, menor es la atenuación que la atmósfera ejerce sobre los rayos del sol, de ahí que sea más intensa. Cada 300 metros de altitud, la intensidad de la radiación aumenta un 5%, por lo que por poco que subamos, estaremos más expuestos a los efectos nocivos del sol que a nivel del mar.

Las gafas que usemos han de ser compradas en establecimientos sanitarios homologados y cumplir los estándares de calidad.

Un día de disfrute puede dejar de serlo, si no nos protegemos adecuadamente de la radiación UV, exponernos sin consciencia nos puede traer graves consecuencias: acelerar la aparición de distintos tipos de cataratas, DMAE, conjuntivitis, fotofobia, queratoconjuntivitis, úlceras crónicas.

También hay que saber que existen gafas de sol para cada deporte y situación. No podemos usar una gafa de categoría 2 de moda, en un día de nieve para esquiar.

Las horas del día en la que estamos expuestos también son importantes, una hora del mediodía donde el sol es más dañino basta para que se produzca una quemadura ocular, conocida como fotoqueratitis.

Para protegernos de las radiación ultravioletas nuestras gafas de sol deberán llevar un filtro con el 100% de absorción de esta dañina radiación. Si sólo usamos filtros limitando la luz que llega al ojo, nuestras pupilas se dilatan y permiten el paso de los rayos UV.

RADIACION ULTRAVIOLETA Y VISION

¡Pregúntanos qué filtro elegir según el deporte que practicas!

Visual Center Madhu. Optica y audiología. «Soluciones visuales»

ALIMENTOS QUE MEJORAN NUESTRA VISION

imagen alimentos para la visión

Con el aumento de la esperanza de vida, y el conocimiento científico que se posee en estos momentos, estamos en condición de aconsejar que alimentos nos aportan salud a nuestros ojos y a  nuestra visión.

En general, los alimentos saludables para nuestro corazón y sistema vascular, como los cítricos, los vegetales de hoja verde y los cereales integrales, también resultan beneficiosos para los ojos.

imagen de plantas

El zinc, que se encuentra en las judías, guisantes, cacahuetes, ostras, carne roja magra y aves, protege frente a los daños que provienen o se originen por la fotoactividad.

Otros nutrientes importantes son el beta-caroteno (frutas y/o vegetales de color amarillos o naranjas) y la luteína y la zeaxantina (frutas y verduras de hojas verdes o colores vivos). Por supuesto que las zanahorias, que son ricas en vitamina A, contribuyen a una buena salud visual.

Por supuesto, que  hacer ejercicio regularmente, no cometer excesos en la comida, tabaco y/o alcohol, contribuyen también  a una salud mejor y la visión se beneficiará.
Practicar los deportes, donde la visión es muy importante, (sobretodo en  los que se utiliza  una pelota) fomenta la motilidad ocular, la precisión del enfoque, y el movimiento coordinado del cuerpo.

En síntesis, llevar una vida ordenada, con sus períodos de actividad y descansos, ingerir alimentos frescos y de estación, ayudará a preservar una buena visión y salud en general.

Visitas periódicas a nuestro profesional de la salud visual de confianza, nos garantizará poseer una visión eficiente para nuestras actividades cotidianas.

Madhu Khatnani/Marcelo García.
Optometristas comportamentales.