¿QUÉ ES UN EXAMEN DE EFICACIA VISUAL?

chart

¿QUIEN HACE LOS EXAMENES DE EFICACIA VISUAL?

Los optometristas comportamentales son ópticos – optometristas, que se han especializado en optometría Clínica Avanzada y terapia visual.

Son neuro-optometristas que se encargan de diagnosticar y tratar problemas binoculares estrábicos o no, problemas de aprendizaje, traumatismos craneoencefálicos, TEA…

Tienen otra filosofía de abordaje, no son tan clásicos, buscan restaurar el sistema binocular sin recurrir tanto a la cirugía, los medicamentos… Nacimos para ser perfectos, si estamos empezando a tener miopía, estrabismo, o cualquier otro problema es porque nos estamos desviando de esa perfección.

¿Por qué? 

El optometrista comportamental busca el por qué de las dolencias, no se centra en los síntomas, busca la causa, el origen.

¿Cómo?

Los optometristas comportamentales hacen uso de técnicas como: fototerapia, gafas, filtros, prismas, terapia visual…

Pero antes hacen un examen de eficacia visual. El examen visual va más allá de comprobar si ve o no ve. Es primordial pero no es lo único.

chart

EXAMEN  OPTOMETRICO COMPORTAMENTAL: EFICACIA VISUAL

Es el examen de eficacia visual que hacemos habitualmente a bebes, niños, adultos y ancianos.

Se valoran las destrezas  visuales: salud visual, agudeza visual en visión de lejos y cerca, control oculomotor fino, la  acomodación, el  sistema binocular y su estado general en el que intervienen todos los subsistemas, con el objeto de determinar si el rendimiento visual se corresponde con la demanda visual del paciente.

Se recomiendan realizar Exámenes Optométricos (Exámenes de eficacia visual):

  • A los 6 meses de edad: en esta primera evaluación valoramos la integridad y correcto desarrollo de estructuras oculares, y el normal neurodesarrollo de patrones motores gruesos.
  • A los 2-3 años de edad, una vez completada la primera etapa de Desarrollo Motor, andar , saltar y control del equilibrio.
  • los 6 años, una vez completado el último nivel del Desarrollo Motor: adquisición de la lateralidad, base del aprendizaje de la Lectura y Escritura.
  • Revisiones semestrales, a veces anuales, para PREVENIR dificultades escolares, en el deporte  y/o laborales.

La duración del examen de eficacia visual es aproximadamente de 1 hora.

Antes de esta  evaluación, se  realizará un Cuestionario o Historia del Caso detallada, que incluye muchos aspectos del paciente,  para conocer con precisión aspectos de salud, desarrollo, aprendizaje, condiciones ambientales y requerimientos visuales, cuya información será muy determinante, relacionándola con los datos obtenidos en el examen, permitiendo al optometrista hacer un mejor diagnóstico y tratamiento del caso, siempre atendiendo a la génesis del problema.

Marcelo García / Madhu Khatnani.

Opticos-Optometristas Comportamentales. Puerto de la Cruz. Tenerife

TRAUMATISMOS CRANEOENCEFÁLICOS

imagen traumatismos craneoencefálicos

La lesión cerebral adquirida (LCA) es un término que engloba una serie de daños tanto externos (TRAUMATISMOS CRANEOENCEFALICOS) como internos (accidentes cerebro-vasculares, tumores, encefalopatías, desórdenes neurológicos degenerativos…) que pueden afectar a estructuras cerebrales
aparentemente sanas.

En esta entrada nos centraremos en hablar de los traumatismos craneoencefálicos y de los accidentes cerebrovasculares, por ser las lesiones que con más frecuencia nos encontramos en nuestra clínica diaria.

Las consecuencias de la lesión cerebral adquirida, bien sea traumatismo craneoencefálico o accidente cerebrovascular provocará unos síntomas y signos comunes, aunque el cuadro clínico resultante dependerá,
como veremos más adelante, de la causa que provoque dicha lesión. Frecuentemente se encontrarán alteraciones de tipo físico, cognitivo, emocional, neuromotriz, neuropsicológico, sensorial y vestibular.

TCE: es frecuentemente producida como consecuencia de accidentes automovilísticos, deportivos, laborales: un objeto en movimiento golpea la cabeza, o cuando la cabeza, en movimiento, golpea contra un objeto duro estacionario, latigazo cervical, agresiones penetrantes por arma blanca, disparos y objetos punzantes. Lesiones secundarias por enfermedades sistémicas: (alteración de la presión arterial, hipoxemia, hipercapnia, anemia, hipertermia, alteración de glucosa en sangre…) o intracraneales (aumento presión
intracraneal; isquemia, hiperemia, hematoma…, lesión de pares craneales…).
LCTL (lesión cerebral traumática leve): lesiones de etiología similar al traumatismo craneoencefálico pero que no han desencadenado una sintomatología tan importante, la cual se resuelve en menos de tres meses en la mayoría de los casos. (Ejemplos de este tipo de lesiones serían pequeños accidentes domésticos, choques leves en la práctica deportiva…)
ACV (accidentes cerebro vasculares): Pueden ser de origen isquémico (Hipertensión, embolia, aterosclerosis) o de origen hemorrágico (vaso sanguíneo roto, aneurisma roto, malformación arteriovenosa).
CONSECUENCIAS VISUALES DE LA LESION CEREBRAL ADQUIRIDA 
 
Las principales alteraciones se producirán en: acomodación; oculomotilidad; campo visual; pupilas; localización espacial y esquema corporal; sistema vestibular, propioceptivo y equilibrio; visión binocular;
percepción visual.
Entre los principales síntomas de estas alteraciones encontramos: diplopia (visión doble), borrosidad, confusión visual, dificultad en la lectura, astenopía, dolores de cabeza, tortícolis, percepción de la profundidad espacial defectuosa, necesidad de tapar un ojo para atenuar el dolor de cabeza, estrabismos, desplazamiento de la línea media, pérdida de campo visual…
Los pacientes remiten:
– Fallo en la localización espacial y el esquema corporal: heminegligencia, autotopagnosia, agnosia digital, desorientación derecha-izquierda, ataxia óptica, síndrome de desplazamiento de la línea media, síndrome de deficiencia postural.
– Alteraciones en su sistema: propioceptivo, vestibular, y de equilibrio.
– Alteraciones en las habilidades de percepción visual: discriminación visual, figura-fondo, memoria visual, constancia de formas, cierre visual, relaciones visuo-espaciales.
El síndrome de visión post-trauma es un conjunto de signos y síntomas comunes en muchos casos de lesión cerebral adquirida. La causa principal de este síndrome sería un desequilibrio entre la vía visual focal y la vía “ambiente”. En ocasiones, este síndrome no es inmediato a la lesión; puede aparecer meses e incluso años después del accidente.
 

 

Un OPTOMETRISTA, puede ayudar con un 

tratamiento funcional, consistente en una compensación óptica o

 

prismática. Esta compensación podrá disminuir e incluso eliminar los

 

síntomas visuales momentáneamente, pero como ya expresamos anteriormente el 

principal problema no es únicamente visual, sino que se debe a la deficiente

 

integración visual con otros sentidos. Es por ello que estos pacientes 

 

necesitarán un tratamiento más COMPORTAMENTAL, que se dirija a la causa y no

 

a los síntomas.

 

 

¿COMO SE CONSIGUE ELLO?
Con TERAPIA VISUAL NEUROCOGNITIVA.